Alto mando de la PDI cambió al prefecto tras críticas a las autoridades en Antofagasta

Dániza Urrutia durrutias@mercurioantofagasta.cl

El ex jefe regional del organismo, Nelson Jofré, en una entrevista a El Mercurio de Antofagasta, se quejó del poco apoyo recibido por las autoridades locales. Jéssica Vergara, ayer asumió el cargo.

Nelson Jofré habló de la falta de respaldo para combatir la delincuencia y el tráfico de drogas. (D. Urrutia)

$Tras las críticas realizadas por el prefecto de Policía de Investigaciones de Antofagasta, Nelson Jofré, en una entrevista a El Mercurio de Antofagasta, contra de las autoridades de la zona se dispuso el cambio de jefatura de la II Región Policial, siendo la oficial Jéssica Vergara, quien asumió el cargo.

El traspaso se realizó ayer en un acto privado realizado en dependencias del cuartel de la PDI, ubicado en Abaroa 2768.

En la entrevista, el policía civil se quejó del poco apoyo recibido por las autoridades locales (gobernación), municipio de Antofagasta y de parlamentarios de la zona, en cuanto a poner en práctica diversos proyectos asociados principalmente al combate contra el narcotráfico y la delincuencia.

La publicación generó inmediata reacción en diversos sectores políticos y de gobierno, en especial en la Subsecretaría del Interior a cargo del sociólogo Rodrigo Ubilla.

La jefatura de la PDI consideró que los dichos del prefecto no representaban el sentir de la institución, y por lo mismo, el mismo día de la publicación, desde Santiago se contactaron con el gobernador Pablo Toloza y la alcaldesa Marcela Hernando, a quienes ofrecieron disculpas, detallando que las palabras de Jofré fueron vertidas a título personal.

Asimismo, fuentes consultadas explicaron que el cambio dispuesto en la capital regional habría sido una determinación de la jefatura de la PDI liderada por el director general de la PDI, Marcos Vásquez, y no es consecuencia de alguna presión por parte del Gobierno, que no manifestó su parecer respecto de los dichos de Jofré.

Otros análisis precisaron que la salida de Jofré era un hecho inminente al considerar sus juicios como un "desafortunado exabrupto". Por las mismas razones y para evitar cualquier conflicto con La Moneda, se decidió marginarlo de su actual cargo, dando una señal clara de disconformidad con sus declaraciones.

El cuestionado prefecto se trasladó a Santiago para cumplir funciones en el Departamento de Personal. Tras su alejamiento de la zona, Jofré se despidió de quienes fueron sus colaboradores y agradeció el apoyo de las autoridades que lo escucharon y apoyaron, comentando que se ánimo nunca fue polemizar.

Comentarios