Los extranjeros disparan la cifra de matrimonios en Antofagasta

Rodrigo Ramos rramosb@mercurioantofagasta.cl

Para el diputado Manuel Rojas, en muchos de estos casos se trataría de casamientos “por conveniencia” para que los inmigrantes se puedan quedar en el país.

$ Después de varios años a la baja, el 2010 los matrimonios por fin frenaron su caída en la región y experimentaron un alza del 10%.

Si el año 2009 las uniones en nuestra zona fueron 2.260, el año pasado las parejas que dieron el “sí” ante un oficial del Registro Civil totalizaron 2.436 (la cifra aumentó en 176), todo un logro que algunos atribuyen a la llegada de trabajadores desde el sur del país y también desde otras naciones sudamericanas.

La directora del Registro Civil, Claudia Román, dijo que uno de los fenómenos que se está dando con fuerza en Antofagasta son los matrimonios entre ciudadanos chilenos y extranjeros.

“Es un fenómeno bastante particular y que se está dando en regiones como la nuestra y otras de tipo fronterizo. Cada vez es más común ver a hombres casándose con mujeres extranjeras”, afirmó.

El diputado Manuel Rojas explicó que estos “matrimonios por conveniencia” permiten al extranjero o extranjera permanecer el tiempo que desee en Chile.

“Si bien es cierto que uno puede legislar para regular los requisitos que deben tener los extranjeros al entrar a nuestro país, no podemos limitar el amor, cariño o afecto entre dos personas. Por esta razón, los parlamentarios nos sentimos atados de brazos para hacer algo”, afirmó.

Para Rojas, nadie puede negar que el aumento de matrimonios entre antofagastinos y extranjeros tiene un sentido de conveniencia. Esto, porque los inmigrantes aprovechan este mecanismo para permanecer de manera indefinida en nuestro país a costa de una relación de pareja formal con algún residente.

En general, Manuel Rojas estima que la inmigración hacia Chile, principalmente al norte, responde a que los requisitos de entrada al país son demasiado permisivos. “Por diversos tratados internacionales las exigencias para obtener la visa se han alivianado drásticamente”, explicó.

El parlamentario dijo que es necesario aumentar los requisitos para obtener visa en la región.

“No necesitamos que venga gente a barrer las calles de la ciudad, sino profesionales o empresarios que colaboren al desarrollo”, afirmó.

Según cifras del registro Civil, de las 2.436 uniones celebradas en la región el año pasado, la gran mayoría fue bajo el régimen de sociedad conyugal (583). El resto se dividió en separación de bienes (293) y participación de ganancias (20).

“A pesar de todo, se mantiene la tendencia histórica en cuanto a que la sociedad conyugal es la instancia más elegida para este vínculo”, afirmó Claudia Román.

Otra situación llamativa es que los antofagastinos prefieren que la ceremonia tenga lugar en sus hogares. Estos matrimonios se realizan el sábado, pues sólo ese día los oficiales van a domicilio (el resto de la semana el vínculo se formaliza en las oficinas públicas).

Claudia Román afirmó que “el matrimonio a domicilio” es una tendencia en alza y que las parejas lo que más valoran es la intimidad y tranquilidad que se logra.

Los interesados en este servicio deben solicitar hora en el Registro Civil con bastante anticipación (a lo menos a dos meses) por la gran demanda que están teniendo en Antofagasta estas uniones.

La otra cara de moneda en el juego del amor es el divorcio.

Al respecto, el Registro Civil informó que el año pasado fueron 1.576 los casos registrados en la región, siendo Antofagasta la ciudad que lidera la estadística, con 860 divorcios, el doble de Calama, que registró 430.

A nivel nacional la tendencia del divorcio es a la baja. En 2009 se registraron 53.555 divorcios, lo que marcó el “peak” desde la promulgación de la ley. En el año del Bicentenario, en tanto, la cifra bajó a 51.530 divorcios en todo el país.

“Ahora la gente sabe que se puede casar y que lo hace para toda la vida, pero también entiende que si excepcionalmente ese matrimonio fracasa, pueden construir una nueva familia”, comentó la directora del Registro Civil, Claudia Román.

Comentarios