La comunidad aymara le brindó una emotiva despedida al monseñor Héctor Vargas en Socoroma

Obispo de Arica participó de la reinauguración de la iglesia San Francisco de Asís de la localidady realizó su última eucaristía en la provincia de Parinacota, antes de asumir como Obispo en Temuco.

El obispo junto a la comunidad aymara (G.Salgado)
$ Fue una jornada realmente emotiva en Socoroma, ya que se juntaron dos importantes actividades; por un lado la inauguración de la restaurada iglesia San Francisco de Asís, y por otro, la despedida que le brindó la comunidad andina a monseñor Héctor Vargas, Obispo de Arica, quien asumirá nuevas funciones a partir de julio en la diócesis de La Araucanía.

La ceremonia de inauguración, contó con la presencia de autoridades locales, regionales y nacionales entre ellas, el subsecretario Nacional de Desarrollo Regional, Miguel Flores, el Intendente regional, José Durana, el alcalde de Putre, Ángelo Carrasco, el gobernador de Parinacota, Odlanier Véliz, el presidente de la Junta de Vecinos de Socoroma, Julián Mamani, el director Ejecutivo de la Fundación Altiplano, Cristian Heinsen y autoridades eclesiásticas.

Colorida procesión

A las 11 horas en punto, la comunidad socoromeña e invitados, se trasladaron hasta el arco de entrada al pueblo para esperar a monseñor Vargas. Tras su llegada, bajaron en procesión por las empedradas calles de Socoroma, rumbo a la renovada iglesia, frente a la plaza principal. La bajada estuvo acompañada por música y bailes, y una gran alfombra que acompañó al Obispo hasta la entrada al templo, que data de 1883.

Una vez frente a la iglesia, y aún con sus puertas cerradas, se dio inicio a la ceremonia reinauguración o entrega de las obras de restauración, que tuvieron un costo de $588 millones provenientes del programa; “Puesta en valor del patrimonio, crédito Bip, Subdere”.

Tras la interpretación del himno patrio, se realizó la tradicional Pawa (rogativa aymara), donde se agradeció al Tata Inti por lo exitoso del proceso de restauración, que involucró el trabajo de más de 40 personas, principalmente gente de la localidad, que fue capacitada en procesos de restauración y elaboración de adobes, por la propia Fundación Altiplano.

El alcalde de Putre, Ángelo Carrasco, se mostró gratamente sorprendido por el logro alcanzado con la reestructuración, que abarcó incluso las imágenes del interior del templo, recuperando y poniendo nuevamente en valor dicho patrimonio.

“Esta es una jornada de sentimientos encontrados, por un lado la felicidad de recuperar –por decirlo de laguna forma- esta hermosa iglesia, ícono de Socoroma, y que obviamente será un nuevo atractivo turístico cultural para el pueblo, y por otro, con la tristeza de despedir a monseñor Vargas, quien se transformó en un amigo para muchos de nosotros y en especial para mí y mi familia (…) esperamos poder volver a encontrarnos, monseñor, ya sea en Temuco, en Arica o en nuestra comuna”, dijo el alcalde de Putre.


Tras el corte de cinta, y la entrega de las llaves de la iglesia San Francisco de Asís, de parte de la Fundación a la diócesis y de esta a la comunidad, Monseñor Héctor Vargas, ofició su última misa en la provincia de Parinacota. Una eucaristía de consagración que estuvo sencillamente a la “altura” de las circunstancias.

Emocionado de las decenas de muestras de cariño, el Obispo, que parte el 4 de julio rumbo a la región de La Araucanía, agradeció a cada uno de los fieles de la región, por el inmenso amor y respeto brindado.

“Tengo sentimientos encontrados. Es una gratitud al Santo Padre, quien me encomienda esta misión, que tomo con humildad, de asumir en una diócesis grande y demandante como la diócesis de Temuco, y al mismo tiempo sentimientos de tristeza y porque no decirlo de pena, por dejar una zona, una región y una tierra de la cual me enamoré y la cual es tan cosmopolita”, dijo Monseñor Vargas Bastidas.

Comentarios