Regresar a soychile
    Abrir en nueva ventana

    Alejandro Álvarez: el chuquicamatino detrás de la Mazorca de Oro 2017

    El escritor y dueño de la conocida librería “La Odisea” de Calama, tiene 90 años. Llegó este reconocimiento justo en el momento que disfruta junto a sus seres queridos. Entre sus logros está hasta la creación del primer himno de Cobreloa.

    Un aplauso se escuchó en el Concejo Municipal, cuando se conoció el nombre de forma unánime del ciudadano que obtuvo la Mazorca de Oro 2017. Es un reconocimiento a un personaje que deja un legado en la ciudad y este año cayó en Alejandro Álvarez. Tiene 90 años, es escritor, músico, poeta y chuquicamatino. Toda una vida aportando a la tierra del sol y cobre.

    Uno de sus nietos que vive en Santiago le aviso de este reconocimiento y las felicitaciones se multiplicaron. Y es que en Calama todos lo quieren, ya que se ganó el respeto ciudadano. En el año 78 fue uno de los que compuso el primer himno de cobreloa, además de hacer poemas y escribir sobre la belleza del desierto de atacama. “Nos instaron a que todos los que sabíamos de música hiciéramos un himno para Cobreloa, que lo acompañó por 12 años. Yo gané el primer lugar por letra y música”, afirmó la Estrella el Lo, Alejandro.

    También escribió el himno del liceo Jorge Alessandri de Calama y siguió desarrollando las artes de la música. Su hija, comentó que él es amante del Jazz y que gracias a ello les puso nombre de cantantes de ese estilo a sus tres hijos. “Nosotros habíamos nacidos para ser músicos. Un grupo de niños de los campamentos de la Chilex, que así se llamaban en ese entonces. Aprendimos a tocar música en la casa del ‘Flaco’ Humberto Robles, donde nos enseñaron mandolinas y banjos. A los tres meses ya estábamos imitando a los rítmicos”, dijo el destacado músico y escritor.

    A la actualidad, ha escrito cinco libros que según manifestó, nacieron de la necesidad de los estudiantes de la época cuando instaló su librería. Alejandro estudió artes gráficas en la escuela de Artesanos de Iquique y con ello, aprendió a confeccionar un libro. Su primera publicación fue “Resumen de la Historia de Calama”, tras una exhaustiva investigación de años, pudo ayudar a los estudiantes loínos a recabar más información de la Batalla de Topáter y de Calama.

    “Para mí el hacer libros era sabido y conocido. A mí se me despertó la parte de la literatura en 1979, porque tengo la librería Odisea. Vi como los estudiantes venían buscando información de Calama para solucionar tareas de por qué el 23 de Marzo, por qué Topáter, por qué Calama”, dijo Alejandro. Es por ello que luego siguió con un glosario en ckunza y pudo explicar ciertas palabras que en Calama se utilizaban en esta lengua.

    La Odisea, es el negocio familiar que instaló en 1959 y desde ese entonces ha sido una de las librería más antiguas de Calama y aún conserva su espíritu de antaño. Alejandro, como todos los días, se levanta temprano y pasa el día allí atendiendo a la comunidad que llega a comprar o solo a visitarlo.

    Cuando se habla de calameños, cuesta describirlos, porque tal como lo aseguran expertos, la personalidad de estos pobladores es muy reservada. Pero la esencia de ellos, está en las acciones que llevan a sus tradiciones, costumbres, deporte, historia y trabajo. Una pregunta que al conocer el orgullo y esfuerzo de esta gente, se puede responder. Estas son las personas que viven en la tierra extrema del sol y cobre.
    Tendencia en Facebook

    Más noticias

    ZOOMCHILE #FOTOSGRANDES soychilecl

    Más en soycalama.cl