Regresar a soychile
  • Actualidad
  • Deportes
  • Entretención
    Abrir en nueva ventana

    Ley Sanna: el legado que deja el "Gran Simón" tras su triste fallecimiento

    Su familia y la comunidad de Chillán despidieron hoy al pequeño que inspiró con su historia de vida la llamada "Ley Sanna". La misa se realizó en la capilla María de los Ángeles, de la población Sarita Gajardo.

    Un total de 113 familias beneficiadas por la Ley Sanna (Seguro para el Acompañamiento de Niños y Niñas). Ese es el legado que deja el pequeño Simón, menor de 7 años que falleció pasada la medianoche del lunes en Chillán y que motivó a su padres -Álvaro Acuña y Carola Jiménez- a luchar, junto a otros papás, por una legislación que les permitiera tener un seguro solidario para mantener las remuneraciones mientras están al cuidado de sus hijos con cáncer.

    Se apagó la luz de un guerrero. Simón Ismael Acuña Jiménez (7 años) dio una dura lucha contra el cáncer, y hace pocos días había entrado a etapa de cuidados paliativos y contra el dolor. Su padre le dedicó la letra de la canción "Lágrimas en el cielo" de Eric Clapton tras la partida del "Gran Simón", además, los años de esfuerzo y perseverancia motivaron a Álvaro a escribir un libro "Por todos los niños con Cáncer", y propiciar la ley de acompañamiento.

    Hoy fue despedido por su familia y la comunidad chillaneja. Su misa se realizó en la capilla

    María de los Ángeles, ubicada en la población Sarita Gajardo y su funeral, se realizó en el Cementerio General de Chillán.

    Para María Andrea Céspedes, vocera de Oncomamás, una de las organizaciones que impulsó la ley, expresó su dolor por la pérdida del menor que luchó contra un cáncer desde que tenía pocos meses de vida.  Expuso que "Simón deja una luz, un legado y una inspiración" que cree que llegará a cientos de familias del país.

    La presidenta  de la organización "Sin Licencia para Cuidar", María Josefina Rojas, también recordó al menor diciendo que la ley se logró a la motivación que plasmó Álvaro y su pequeño hijo en la zona de Concepción y Chillán.

    LEGISLACIÓN
    El 2011, organizaciones como "Sin licencias para cuidar", de la que participa Acuña, y "Oncomamás", comenzaron un trabajo con las autoridades para obtener proyecto de ley que finalmente derivó en un seguro para el acompañamiento que se comenzó a implementar gradualmente a partir de este año en padres que tengan hijos, entre 1 y 18 años, que padezcan cáncer.

    "Esta ley (…), acude al llamado de trabajadores chilenos que sufren al tener a sus hijos con alguna enfermedad grave como es el cáncer, necesidad de trasplante, etapa terminal de vida o accidente grave con riesgo vital (…). Invitamos a quienes puedan verse en la necesidad de hacer uso de este seguro a que se informen sobre cómo utilizarlo, porque sin duda es una prioridad", expuso el seremi del Trabajo y Previsión Social del Biobío, Carlos Jara.
    Este beneficio se tramita a través de una licencia médica que extiende el médico tratante. Este documento se podrá hacer extensivO hasta por 90 días en el caso del cáncer y trasplante; de 45 días en los accidente graves con riesgo de muerte o de secuela funcional grave y permanente; y de 60 días cuando el hijo esté en fase o estado terminal de la vida.

    Desde la entrada en vigencia el beneficio -el 1 de febrero con el cáncer- en la Superintendencia de Seguridad Social (Suseso) se han tramitado 113 subsidios por licencias de la Ley Sanna en el país. De esas, en 84 hay autorización de giro de fondos, por valor en total que supera los $35 millones.
    En la región había una estimación primaria de 62 familias beneficiarias, ya que la Seremi de Salud informó que en promedio ese número de niños tiene la enfermedad en la zona.

    EVALUACIÓN  
    Para la presidenta de la agrupación "Sin licencias para cuidar", María Josefina Rojas, la ley ha sido beneficiosa, porque ya hay padres que pueden cuidar a sus hijos en un proceso tan complejo como es el tratamiento del cáncer, sin tener los problemas que tenían antes cuando nos les autorizaban las licencia o cuando les decían que eran unos frescos por solicitar este permiso para estar con sus hijos.

    "No se empatiza que el cáncer no es cualquier cosa, sino que significan unos tratamientos horrorosos", expuso Rojas, quien también recordó a Álvaro y al pequeño Simón por el trabajo que hicieron en la zona del Biobío para sacar adelante.

    Tendencia en Facebook

    Más noticias

    ZOOMCHILE #FOTOSGRANDES soychilecl

    Más en soychillan.cl