Marcha en Ancud termina con toma del puente Pudeto

Ángela Hinojosa angelahinojosa@gmail.com

La protesta que comenzó en el centro de la ciudad reunió a cerca de mil manifestantes, de los cuales un grupo cercano a los 300 se dirigió hasta el sector de Pudeto Bajo.

Los manifestantes en el Puente Pudeto en la movilización de esta jornada. (Ángela Hinojosa)

$A contar de las 11 horas y tal como se había anunciado comenzaron a reunirse los manifestantes en la intersección de calles Goycolea con Pudeto.

Hasta el punto de encuentro convocado por la CUT llegó un grupo de estudiantes y apoderados, además de trabajadores y dirigentes gremiales, quienes iniciaron su recorrido cerca de las 11.30 horas considerando un trayecto por las principales calles céntricas de la ciudad, totalizando cerca de mil adherentes.

Pasado el medio día un grupo cercano a los 300 manifestantes se dirigieron rumbo al sector de Pudeto bajo hasta llegar al acceso poniente del puente Pudeto, lugar donde se mantuvieron durante unos minutos gritando consignas a favor de la educación y los trabajadores.

En el lugar se encontraba un grupo de carabineros a cargo del teniente coronel Mario López, quien se acercó a negociar con los dirigentes a cargo para restablecer la circulación desde y hacia Ancud, mientras tanto al otro lado del puente un contingente de fuerzas especiales de la institución se encontraba listo para recibir órdenes ante cualquier eventualidad.

Los uniformados pidieron el despeje de la vía en tanto que los protestantes pidieron 30 minutos de bloqueo para luego retirarse del lugar. Finalmente llegaron a un acuerdo de 20 minutos de obstrucción de la ruta 5 comprometiéndose los manifestantes retirarse pacíficamente una vez cumplido el lapso de tiempo pactado.

A esas alturas la fila de vehículos en ambos sentidos se hacía cada vez más extensa y una vez transcurridos los 20 minutos Carabineros solicitó a los marchantes a que despejaran el acceso carretero, no obstante el grupo no accedió y se mantuvieron unos minutos más en el lugar, esperando la llegada de fuerzas especiales, quienes finalmente debieron dirigir el repliegue de la protesta hasta lograr despejar la circulación vehicular en el viaducto.

En total transcurrió más de una hora, tiempo de espera que no fue muy agradable para algunos de los pasajeros de los buses que quedaron atrapados al otro lado del Pudeto.

Encarnación Cárdenas manifestó su molestia porque debió bajarse y caminar un par de kilómetros hasta ingresar a la ciudad ya que su pequeña de tres años, con quien viajaba desde Puerto Montt a Ancud, se sentía mal, “más o menos no más porque no les importa a quien pueden afectar con sus protestas”, arguyó la vecina.

Finalmente el desalojo del puente Pudeto terminó sin detenidos ni daños a la propiedad pública o privada.

Comentarios