Regresar a soychile
  • Actualidad
  • Deportes
  • Entretención
    Abrir en nueva ventana

    Diseñan un robot para enseñar programación a preescolares

    Bárbara Lichtman

    Mimo, que este mes llegará a colegios de la provincia de Concepción, busca que los alumnos no sólo usen la tecnología sino que también la creen.

    Chile necesita más programadores. Así lo revela un estudio realizado dos años atrás por la Asociación Chilena de Empresas de Tecnología de Información (ACTI) el cual deja en evidencia la escasez de desarrolladores informáticos que hay en el país. Según explica el informe, cada año hay un déficit de más de 5000 mil profesionales.

    Lo mismo ocurre en América Latina. De acuerdo a un reporte realizado por Cisco en agosto de este año, “en Latinoamérica la demanda de profesionales con habilidades TIC rebasará la oferta y harán falta 449,000 empleados de tiempo completo para 2019”.

    Uno de los principales motivos que explican este fenómeno, es el poco interés que demuestran muchos alumnos por estudiar carreras relacionadas con las tecnologías de la información.

    Para revertir esta tendencia desde el colegio, un equipo de emprendedores de Concepción creó a Mimo, un robot que busca potenciar en niños de edad preescolar distintas habilidades relacionadas con la programación como el pensamiento algorítmico, lógico-matemático y causa-efecto. Su forma de lograrlo es a través del juego, el trabajo en equipo y sin pantallas.

    “El internet nos permite acceder a todo tipo de información, sin embargo pruebas como el Simce TIC’s nos demuestran que no sabemos qué hacer con ella. El sistema educativo chileno no nos prepara para analizar, integrar, modificar o utilizar esta información a nuestro favor. Creemos que es necesario incorporar estas competencias dentro del currículum chileno y hacerlo desde la primera infancia. En varios y países de Europa ya se están implementando cambios curriculares que integran la programación como eje fundamental del proceso educativo”, explica a Soyconcepción.cl, Octavio Lira, cofundador del proyecto.

    El kit Mimo incluye un tablero de programación, fichas de instrucciones (adelante, atrás, izquierda, derecha), una alfombra cuadriculada, el robot y una guía didáctica para facilitar al docente el uso y aplicación de Mimo en el aula.

    “Al tener la oportunidad de conocer y estructurar el pensamiento de una forma diferente desde la primera infancia, los niños podrán ser más que simples consumidores de tecnología y pasarán a tener las herramientas para crear y utilizar estas nuevas tecnologías en su beneficio. Esta herramienta para la estimulación temprana abre una enorme ventana para que los docentes puedan hacer llegar los conocimientos a sus alumnos de una forma didáctica y divertida y así, reencantar a los niños con el aprendizaje”, expresa Lira.

    En acción:

    Mimo funciona de la siguiente manera: el docente dirige la actividad y comienza planteando un desafío a los niños en el que el robot, por ejemplo, debe desplazarse de un punto determinado a otro dentro de la alfombra cuadriculada. Los niños deben determinar qué recorrido es el que debe seguir Mimo y, en el tablero de programación, ingresar las instrucciones que permitirán a Mimo moverse y llegar a su destino. Una vez que esto ocurre, el docente invita a los alumnos a cuestionarse si existe alguna forma alternativa de solucionar el mismo desafío y así ir detectando nuevos problemas y perfeccionando las soluciones mientras se divierten jugando.

    “Nos imaginamos un futuro en que la enseñanza escolar deje de ser el traspaso forzado de conocimiento para dar paso a otra donde el foco esté en entregar nuevas habilidades y herramientas a los estudiantes, planteando desafíos y problemáticas cotidianas que les permitan, en esa búsqueda de soluciones, generar y encontrar el conocimiento necesario. Creemos que la programación es una herramienta fundamental en este proceso. En este mundo que está cada vez más vinculado a máquinas, internet y dispositivos inteligentes es necesario poder interactuar con estas tecnologías, no sólo como usuarios, sino como creadores”, sostiene Lira.

    Los ingenieros civiles Octavio Lira y José Urra, la profesora Claudia Gutiérrez, la ingeniera comercial Carla Lobos y la diseñadora industrial Constanza Arriagada son los profesionales que impulsan el proyecto, que este mes se lanzará en colegios de la provincia de Concepción.

    Tendencia en Facebook

    Más noticias

    ZOOMCHILE #FOTOSGRANDES soychilecl

    Más en soyconcepcion.cl