Apoderaros denuncian maltrato infantil en jardín infantil de Pozo Almonte

Establecimiento de la comuna presentaría diversas irregularidades. Marcos Espinoza, presidente de los apoderados, indicó que “hay varios reclamos con los malos tratos que efectúa la directora del jardín, Ana Toro.

$ Indignados con los malos tratos que han sufrido sus hijos, los problemas de infraestructura y las constantes peleas que existen entre el personal que trabaja en el local, el Centro de Padres y Apoderados del jardín Inti Paskje efectuó una denuncia a la municipalidad de Pozo Almonte, encargada de la administración del local.

Marcos Espinoza, presidente de los apoderados, indicó que “hay varios reclamos con los malos tratos que efectúa la directora del jardín, Ana Toro, donde los mismos niños hablan que ella es la que los rasguña y les pega, lo que no puede suceder. Nosotros creemos que las tías no están capacitadas para el cargo. Incluso, ellas han pelado con apoderados y con las auxiliares, todo en frente de los niños”.

Claudia Sánchez, tesorera de la agrupación, indicó que, además de los problemas de violencia, han podido constatar daños en la infraestructura del lugar, el cual “tiene las chapas en mal estado, los marcos de las puertas presentan agujeros, hay varias ventanas quebradas, filtraciones de agua y trizaduras en las murallas”.

A lo anterior, los apoderados sumaron que el personal que trabaja en el lugar no es suficiente para atender a los pequeños, ya que hay dos funcionarias con licencia médica, las cuales no han sido reemplazadas.


Incluso, existe una denuncia en tribunales, por el maltrato que sufrió una de las menores que asistía al jardín, en la cual se sindicó culpable a la directora del establecimiento, pero el juez pronunció que no podía hacer nada, ya que el estatuto administrativo debería ver la situación.

Eduardo Mamani, concejal de Pozo Almonte que acompañó a los apoderados, dijo que “ya han acudido a todas las instancias, y autoridades, y no se les ha dado una solución a estos temas, por lo que, junto a los padre, pido que la directora regional de la Junji (Pamela Boyardi) venga a revisar estas anomalías, ya que se da una subvención para el pago de los sueldos y la mantención de este jardín”.

Según cuentan los apoderados, por las situaciones descritas anteriormente la matrícula ha bajado paulatinamente, ya que los padres prefieren que los niños se queden en casa, antes de sufrir algún tipo de maltrato.“Lo que pedimos es que se contrate el personal calificado”, indicaron.

Comentarios