Regresar a soychile
  • Actualidad
  • Deportes
  • Entretención
    Abrir en nueva ventana

    Fórmula del “Terremoto” para ser un buen guachaca

    Oscar Rojas orojasc@diariollanquihue.cl

    Ésta es la historia del popular trago, elixir de los Guachacas y de sus candidatas a Reina que se reunirán en la Cumbre del 12 de noviembre en el Arena Puerto Montt.

    Vino pipeño, helado de piña y un toque de fernet o granadina es la receta magistral que los guachacas traerán desde la capital al Arena Puerto Montt este 12 de Noviembre a la III Cumbre Guachaca del sur de Chile.

    Ya entramos en tierra derecha para el mega evento y al interior de la “Garrafa Central de los Guachacas” (núcleo duro de compipas abocados a la realización de cada Cumbre) la expectación crece y crece, con la confianza y optimismo que la nueva versión de la fiesta programada para la segunda semana de noviembre, tendrá ribetes épicos.

    Y uno de los invitados que no puede faltar a esta cita es el trago que por estos días está causando sensación en todo Chile: El Terremoto.

    Sobre su origen exacto, al interior del Movimiento Guachaca no existe un consenso absoluto, pero dos son las teorías que cobran mayor fuerza al momento de explicar sus orígenes.

    “Porque igual que a Gardel, que se lo pelean los argentinos, uruguayos y hasta los franceses, el terremoto es tan querido por el pueblo guachaca que hay un montón de restoranes que dicen que lo inventaron, pero es un trago que nos pertenece a todos y fuimos los Guachacas quienes lo popularizamos y de eso estamos seguros”, afirma Dióscoro Rojas, consultado al respecto.

    La primera teoría, y la más conocida al respecto, señala como fecha de nacimiento del terremoto, el mes de marzo de 1985, es decir hace 26 años atrás. En dicha oportunidad, tras el terremoto que afectó a la zona central del país, decenas de corresponsales extranjeros viajaron a Santiago, para informar de lo acontecido al mundo. Uno de ellos, habría visitado una picada del sector de Estación Central y habría pedido un vaso de vino blanco.

    El vino fue servido, pero el alemán encontró que la temperatura no era la adecuada y pidió que incorporaran al vaso un poco de helado de piña. Al probar dicha poción y sentir sus efectos exclamó “¡Esto sí es un terremoto!”, bautizando al trago como tal.

    Una segunda teoría, explica el origen de la poción como una versión más popular del tradicional ponche a la romana, que se sirve en año nuevo (mezcla de champagne, helado de piña y pulpa de la misma). En este caso el champagne se habría remplazado por un vino dulce y sin filtrar (pipeño) y al que se le adiciona helado.

    “No tenemos idea cual de las dos teorías es la de verdad, pero lo que sí tenemos claro es que para nosotros es un copetito para compartir, para brindar y para festejar el puro hecho que vivimos bajo el mismo cielo. La alegría de ser chilenos. Y eso es lo importante, porque los guachacas no tomamos solos, ni para hacernos daño como lo hacen los cuicos, sino que para festejar con nuestros amigos”, aclara el guaripola.

    ¿Y cuál es la receta exacta? -Acá cada maestrito con su librito, porque hemos visto que le ponen de todo en muchos lados, pero el tradicional es así: tres cuartas partes de pipeño, más un cuarto de helado de piña, y un toque de fernet o granadina, pero es sólo un toque porque si se le pone mucho, pierde el sabor del pipeño”, aclara Dióscoro Rojas.

    “Sabemos que acá en Puerto Montt le ponen Coñac en muchos lados. Y en Arica por ejemplo, le ponen fruta de la zona, y queda de primera comunión. Eso es lo bonito del terremoto, porque siendo un trago tan humilde, todos lo sentimos como propio y lo vamos arreglando a nuestra pinta”, agrega el Sumo Compipa.
    Tendencia en Facebook

    Más noticias

    ZOOMCHILE #FOTOSGRANDES soychilecl

    Más en soypuertomontt.cl