Regresar a soychile
  • Actualidad
  • Deportes
  • Entretención
    Abrir en nueva ventana

    Gato güiña atacado por un zorro fue liberado tras siete meses de recuperación

    Agresión ocurrió en el Parque Nacional Queulat, en Aysén. Fue tratado en el centro de Rehabilitación de Fauna Silvestre de la Universidad San Sebastián Puerto Montt. SAG gestionó su traslado.

    Una güiña que fue rescatada en la Región de Aysén al ser atacada por un zorro, fue liberada en su hábitat tras su recuperación en el Centro de Rehabilitación de Fauna Silvestre (Cerefas) de la Universidad San Sebastián de Puerto Montt.

    En octubre del año pasado, el también llamado gato montés se desplazaba por el Parque Nacional Queulat cuando cayó en una trampa, de la cual no pudo salir. Cercano al lugar, también merodeaba un zorro que intentó cazarlo.

    De acuerdo a testigos, se registró una breve, pero feroz batalla entre estos dos animales silvestres que difícilmente se cruzan en la naturaleza. El resultado fue negativo para el felino que, aunque salvó con vida incluso estando parcialmente aprisionado, quedó con una grave lesión

    Tras haber ingresado ese mismo día a una clínica veterinaria en Aysén, gracias a la gestión del SAG, fue trasladado hasta el Cerefas.

    Javier Cabello, médico veterinario a cargo de la rehabilitación del gato silvestre, sostuvo que el ejemplar presentó varias fracturas en el miembro anterior izquierdo (mano) con exposición de articulaciones y pérdida de falanges, además de laceraciones y parasitismo gastrointestinal.

    "Lo más difícil es que debimos sedarlo cada vez que requería cambio de vendaje. Por tratarse de una güiña silvestre, debimos efectuar este cambio de vendaje y curaciones cada tres días. Además, suministramos antibióticos, analgésicos y una alimentación balanceada, de acuerdo a su dieta natural, lo que finalmente derivó en su recuperación: una rehabilitación lenta (siete meses), pero efectiva", argumentó el especialista.

    Felizmente, y gracias a la colaboración del SAG, el felino fue trasladado en avión hace algunos días hacia Aysén, para liberarlo en una zona similar al de su hallazgo, pues estos animales tienen memoria del lugar donde habitan.

    Estos animales viven normalmente arriba de los árboles, son muy buenos trepadores y cazadores, para lo cual utilizan sus garras. Por lo mismo, y dado el ataque que sufrió, se pensó en algún momento -según confidenció Cabello- que tendría dificultar para realizar estas actividades; "pero, demostró que no le afectaba tanto, teniendo una rápida adaptación a la pérdida de falanges".

    La güiña se destaca por ser un controlador de especies tales como el ratón de cola larga, portador del Hanta, pero lamentablemente su estado de conservación está en "Peligro", de acuerdo al Reglamento de Ley de Caza, siendo sus principales amenazas la destrucción y fragmentación de su hábitat, por la pérdida de bosques y matorrales.
    Tendencia en Facebook

    Más noticias

    ZOOMCHILE #FOTOSGRANDES soychilecl

    Más en soypuertomontt.cl