Regresar a soychile
    Abrir en nueva ventana

    Tres condenas y una absolución por el enigmático secuestro de La Ligua

    Matías Valenzuela matias.valenzuela@estrellavalpo.cl

    Esta semana se conoció el fallo por el caso del superintendente de Bomberos que fue agredido y dejado gravemente herido en el año 2014.

    En el Juzgado de La Ligua se escribió el cierre de una cinematorgráfica historia que sacudió a la tranquila comunidad con un secuestro al superintendente de Bomberos, que culminó con una feroz paliza que lo dejó al borde de la muerte.

    Lee también: El bombero secuestrado en La Ligua fue hallado con panfletos que lo acusaban de "violador".

    Lee también: El bombero secuestrado y acusado de violador fue dado de alta.

    Los cuatro detenidos por el secuestro de Emilio Rojas, en ese entonces de 42 años, fueron formalizados por el hecho ocurrido el 29 de abril de 2014, cuando a eso de las 16.00 horas, un vehículo Hyundai Santamo, de color gris y con vidrios polarizados, se estacionó en la plaza de armas, para abordar al jefe de los bomberos liguanos.

    Dos sujetos descendieron del móvil y arrastraron a su víctima desde una de las bancas, para meterlo al automóvil y escaparon a plena vista de comerciantes, peatones y taxistas.

    Dos horas después, Emilio Rojas apareció maniatado en una ladera de Nogales con gravísimas heridas, provocadas por los golpes que le dieron sus captores.

    Junto a su cuerpo se encontraron una serie de panfletos en los que se expresaba claramente que el ataque fue un ajuste de cuentas por los presuntos abusos sexuales que Rojas habría cometido en contra de tres niños en la provincia de Petorca.

    Lee también: Juez otorgó la libertad bajo fianza a los implicados en el caso de secuestro de un bombero en La Ligua.

    Tras una exhaustiva investigación policial, se logró identificar a cuatro sospechosos por el secuestro.

    Antonio Álvarez, Jonathan Arriola, Emilio Vargas y Hans Álvarez; fueron detenidos y puestos a disposición del Ministerio Público.

    Durante varias semanas en que se presentaron pruebas y testimonios de testigos, se resolvió que Antonio Álvarez, Jonathan Arriola y Hans Álvarez, fueran condenados en calidad de autores del delito de secuestro por 541 días de presidio menor en su grado medio, pero en los tres casos, las penas serán remitidas, y podrán ser cumplidas en libertad.

    En el caso de Emilio Vargas, él fue absuelto de la condena.

    SoyQuillota.cl pudo conversar con el único imputado absuelto por el secuestro, Emilio Vargas, quien señaló: "Yo no tengo participación en los hechos que se me imputan, yo lo he dicho desde el comienzo".

    Desde Santiago, Emilio cuenta que tras ser vinculado públicamente al secuestro, su vida dio un vuelco tremendo, pues fue desvinculado de Carabineros, tras prestar once años de servicios en la Comisaría de La Florida. Además estuvo una semana privado de libertad, y hoy en día se gana la vida como vendedor de dulces de La Ligua.

    Respecto de la responsabilidad de los otros imputados, con quienes mantiene una relación familiar, dijo que "yo no puedo decir qué hicieron o no mis hermanos, pero de acuerdo a cómo se dieron todas las cosas, yo lo conozco a él (Emilio Rojas) logro deducir que nadie tenía idea de lo que sucedió".

    Vargas confirmó que su familia tenía una relación bastante cercana con Emilio Rojas, la que se vio dañada cuando algunos de sus familiares se enteraron que el bombero le había regalado un celular a su hermana de 12 años para contactarla.

    "Yo en mi corazón, lo perdono al hombre", señala.
    Tendencia en Facebook

    Más noticias

    ZOOMCHILE #FOTOSGRANDES soychilecl

    Más en soyquillota.cl