Regresar a soychile
    Abrir en nueva ventana

    Organizaciones ambientalistas denuncian que estero de Limache es un foco de infecciones y delincuencia

    Matías Valenzuela

    Ante la falta de un vertedero, los vecinos botan su basura allí, convirtiendo el agua del sector, antiguamente cristalina, en tóxica.

    El alguna vez limpio y amigable estero de Limache está muy lejos de la imagen que tenía años atrás, cuando su vegetación y agua cristalina encantaban a sus cientos de visitantes. En el último tiempo ha sido víctima de la basura de la ciudad y hoy en día constituye un peligroso foco de infecciones y delincuencia.

    Algunas organizaciones ambientalistas del sector han manifestado su profundo pesar por el actual estado del estero, que solía ser uno de los pulmones verdes más importantes de la provincia y su actual estado deja mucho que desear. Una de estas agrupaciones ecológicas es el Comité Estero de Limache Limpio que nació a fines de 2013 desde el malestar de un grupo de limachinos cuando lo vieron con sus propios ojos.

    Gianna Devoto, integrante del comité, cuenta que estaban de paseo con sus hijos en el estero y fueron testigos directos del basural que allí se había formado; ese pesar generalizado en el grupo los impulsó a hacer todos los esfuerzos formales para hacer llegar a las autoridades su deseo de recuperar esa área verde.

    “Esto nace desde el deseo de los limachinos antiguos que conocimos el estero cuando estaba limpio y también de los residentes nuevos que quieren tener un espacio verde en la zona, entonces esto se arma desde la nostalgia y la expectativa”, explica.

    Gianna explica que la contaminación alrededor del estero genera suspensión de asbesto el aire lo que es peligrosamente nocivo para la salud; por lo mismo es que los propios voluntarios del Comité por el Estero Limpio debieron suspender sus trabajos de limpieza en el sector. “Nos estábamos exponiendo a una sustancia altamente peligrosa para el ser humano”, dice.

    Problema aparte es la toxicidad del agua. Gianna sostiene que es urgente un estudio higiénico del agua del estero ya que es muy posible que esté contaminada por la cantidad de basura que se arroja en el lugar. “Los limachinos somos los que nos tomamos esa agua”, señaló la mujer.

    Además de ser un foco de infecciones, el microbasural aloja delincuencia y consumo de sustancias ilícitas. Entre los matorrales aledaños al estero llegan individuos a consumir alcohol y drogas hasta altas horas de la madrugada.

    “Muchas veces nos hemos visto enfrentados a este grupo de personas y de verdad se convierte en algo peligroso”, añadió Gianna Devoto.

    Anya Dohorty, de nacionalidad sudafricana y una de las fundadoras del comité, explica que no basta con limpiar parque y expone dos temas centrales del problema. El primero es el tema de la difusión de la cultura ecológica para que los vecinos abandonen la eterna costumbre de tirar su basura en cualquier lugar. “La educación es la base de este problema”, dice la ambientalista.

    La mujer agrega que la otra arista del problema radica en la falta de atención de las autoridades, quienes tienen la obligación de “ofrecer nuevas alternativas a la comunidad” porque la ciudad no cuenta con un vertedero para que los limachinos acudan a depositar sus deshechos. Asimismo, según observaciones que ha han hecho desde el comité, la ciudad tiene una importante falta de contenedores y basureros públicos lo que afecta directamente al estero de Limache.

    Según la ecologista Gianna Devoto, la respuesta de las autoridades no es la más adecuada de acuerdo a la seriedad del problema. “La autoridad ha sido muy moderada. En otras partes los municipios actúan más rápido. Nos sentimos solos en esto”, afirma con respecto a la poca prioridad que se le da a un problema que para ellos es fundamental.
    Tendencia en Facebook

    Más noticias

    ZOOMCHILE #FOTOSGRANDES soychilecl

    Más en soyquillota.cl