Abrir en nueva ventana

    Canitrot y el Señor Zañartu la rompen dando charlas motivacionales

    José Castellaro

    Caracterizados como los personajes del “Japening con Ja”, enseñan cómo la risoterapia es lo mejor para el ambiente laboral en las empresas. Y la están rompiendo.

    Después del fin del “Japening con sus archiconocidos personajes debieron reinventarse. Así, Fernando Alarcón empezó a moverse por las suyas con algunos trabajos hasta que un día invitó a Eduardo Ravani para acompañarlo a uno. “Fue una cosa que nació porque Fernando estaba solo trabajando con un banco. Me invitó y preparamos algo interactuado que incluyera humor”, dijo a La Estrella el intérprete del célebre Señor Zañartu.

    Ravani, el cerebro tras el programa humorístico ochentero, vio en aquel pituto la chance de inmortalizar aquellas inolvidables caricaturas de Chile e ideó la manera de hacerlos incombustibles.

    ¿Cómo? Utilizándolos donde más fuerte marcaron un hito, en los trabajos y oficinas. Así, hace dos años nacieron las charlas de liderazgo, motivación y humor en el trabajo que dictan en conjunto. “Trabajamos clima laboral usando recursos serios a través de la risoterapia y nos ha ido estupendo”, agregó Ravani.

    Las charlas están dedicadas a cada empresa en particular que los requiera. Para ello, Ravani y Alaracón se reúnen con los departamentos de Recursos Humanos y averiguan datos útiles a la rutina como quién es la secretaria o cuál es el Espinita de la empresa.

    Y todo es como casual, los empleados jamás saben que la charla a la concurren será dictada por los ídolos del “Japening con Ja”. “Primero alguien de la empresa les dice que alguien nuevo llega a remplazar al gerente y entra Eduardo vestido de Wily Zañartu. De ahí aparezco como Canitrot y me pongo a contar chistes”, contó Fernando Alarcón sobre parte de las charlas.

    Luego vuelve Ravani a escena y ambos les enseñan a los asistentes, que les han variado de cien a mil, el valor de la risa y la buena onda en la pega.

    “(Los asistentes) se sorprenden mucho porque los llamo por nombre y apellido o cuando le entrego sobre azul al dueño o gerente general. Eso hace que nos vean como parte de la empresa. Además que los personajes no necesitan ni presentación”, reflexionó el Señor Zañartutito, como lo llamaba Evaristo Espina.

    Todo lo anterior dura aproximadamente una hora y media y realizan por lo menos una a la semana en empresas de variada índole. “Hemos ido a bancos, mineras, aseguradoras, tiendas de ropa y laboratorios. Y es muy fuerte porque termina la charla y todos quieren sacarse fotos o pedirle autógrafos a los personajes porque ya no hay otra oportunidad de verlos”, aseguró Ravani.

    Eduardo, parece que los personajes de “La Oficina” serán grito y plata toda la vida…

    Nosotros no hacemos grandes promociones, esto es una nueva faceta. Adicional a lo que estamos haciendo: yo estoy metido en los documentales y Fernando en sus animaciones. Lo más grato es volver a sentir el público en vivo.

    Tendencia en Facebook

    Más noticias

    ZOOMCHILE #FOTOSGRANDES soychilecl

    Más de regiones