Murió Gustavo Sánchez, jurado de Mi Nombre Es

El puertorriqueño se encontraba en Estados Unidos visitando a su madre que estaba enferma. La información fue confirmada por la estación televisiva. Había llegado a Chile hace dos años tras ser nombrado manager del año por su trabajo junto a Chayanne. Esta es su historia.

Se confesó en Mujeres Primero.
Tiempo de Vals, lo dirigió Sánchez.

Sánchez era jurado del programa desde sus inicios.

El puertorriqueño con el equipo del programa de Canal 13.

Cubriendo el Festival de Viña del Mar

En el panel del jurado, donde solía ser el más directo.

$ Hoy falleció en Estados Unidos el jurado de Mi Nombre Es Vip, Gustavo Sánchez, el ex manager de Chayanne.

El conductor puertorriqueño se encontraba en Estados Unidos visitando a su madre que estaba enferma.

Spanchez fue hallado sin vida por la nana que tenía en su departamento en Miami. La información fue confirmada por Canal 13. Se habría tratado de un infarto. Sin embargo, que se supiera, Sánchez estaba bien de salud.

Su preocupación estaban centradas en su madre. El 22 de octubre tuiteó: "Traje a mami anoche del hospital, y se la ha vuelto a llevar la ambulancia. Esta muy malita...Yo peor. Gracias por su interes y fuerza".

En la edición de Teletrece Tarde, Carolina Urrejola volvió a confirmar la noticia y lo recordó como un hombre "encantador y dulce, que a todos nos tocó el corazón". Por medio de un comunicado, Canal 13 informó que los trabajadores de la estación participarían en una misa en su memoria a las 16:00 horas.

El fin de semana, el programa Sábado de Reportajes, se transmitirá en su honor, pues este año se incorporó con un segmento en ese espacio.

Sánchez se encontraba trabajando en Talento Teletón, un programa que buscaba a algún desconocido para participar en la gira de la campaña solidaria. Era jurado junto a Dj Méndez y María José Quintanilla.

Incluso su última promesa fue llevar a Dash y Cangri a Puerto Rico.

En la edición de Teletrece Tarde, Carolina Urrejola volvió a confirmar la noticia y lo recordó como un hombre "encantador y dulce, que a todos nos tocó el corazón".

Su historia
Sánchez llegó desde Miami a Chile hace dos años para participar del programa de talentos y se quedó viviendo en un duplex de calle San Damián. Antes vivía con su madre y sus gatos. A los 21 años se casó con una mujer de 36 y tuvo sólo una hija (27)que vive en España.

Venía de una familia de artistas. Su madre es actriz y abuelos, bisabuelos y tatarabuelos también estaban ligados al arte. Incluso su bisabuela murió en una gira teatral en Iquique, en 1896, y allí está enterrada. Su abuelo fue presidente del Sindicato de Espectáculos en España. Desde muy pequeño acompañó a su mamá a grabar en la TV.

En 1989 fue nombrado Manager del Año por la revista Billboard por su trabajo hecho con Chayanne, con quien trabajó por 15 años hasta 1996. Sin ir más lejos, fue él quien escribió la famosa canción del cantante, "Provócame" y "En el lugar que tú estés", que se la dedicó a su hija. Incluso dirigió "Tiempo de Vals".

Sánchez también fue jurado de “Latin American Idol” y manager de artistas como Ana María Orozco (Betty, la Fea).

Sánchez fue un buscavidas. De niño fue rostro de las galletas Oreo en Costa Rica y cuando tenía 13 años, se peleó con su mamá y se fue de la casa. Con US$ 5 en el bolsillo, durmió en la playa y se puso a trabajar en una pizzería. Luego trabajó como camarero y terminó el colegio con exámenes libres.

Siguió como guardia de seguridad en una discoteca de Puerto Rico y regresó a España, que es donde pasó parte de su niñez.

La idea era probar suerte como futbolista en el Rayo Vallecano.

Le fue bien. Como antes había estado en la selección juvenil de Puerto Rico, y tres meses en el Atlético de Madrid -y también trató sin éxito de entrar en el Real Madrid- lo dejaron dentro del equipo, pero se fue de fiesta el día anterior de un partido importante y lo echaron.

Desalentado, trató después con las Fuerzas Armadas y estuvo cuatro años en la Marina de Estados Unidos, que fue donde tuvo su acercamiento con los medios audiovisuales, pues estuvo a cargo del diario y del canal de un portaaviones.

Pero no siguió con el uniforme y emprendió el regreso a su Costa Rica natal.

Allí puso un restaurante donde cantaban varios artistas, entre ellos, un chico de 13 años, Chayanne, cuando sólo su madre le tenía fe. El también se la tuvo, y así comenzó su carrera de manager.

Chayanne cantaba en "Los Chicos" y cuando estaban a punto de disolverse, él le pidió qu fuera su manager. "Yo le dije: ‘Mira, de esto no sé mucho’. Y él me contestó: ‘Pero yo he visto en la gira cómo te portaste conmigo, cómo me cuidaste. Te prometo que vamos a ser grandes’. Lo miré a los ojos y me lo creí totalmente. Yo decía que era el Michael Jackson latino y no había nadie que me convenciera de lo contrario. El resto es historia”, contó en una entrevista con Emol.

Sus definiciones
Para él, cantar era una cuestión casi de puro talento. "Si alguien canta mal y tiene magia, se lo digo", explicó en varias entrevistas. Y la causa, es que él trató muchas veces de cantar, sin embargo terminó por convencerse de que lo hacía “fatal”.

Y no se puede decir que no trató, pues contrató a Seth Riggs, profesor de canto de Barbra Streisand, pero aún así, nada. No era lo suyo y por lo tanto se formó la firme convicción de que el que no tiene el don, puede mejorar, pero sin el don, igual no llegará lejos. Pese a todo, se describía como una persona muy disciplinada.

Sobre la vida, creía que todo estaba en manos del destino, y que lo llevaría a donde tenía que estar, por más que se resistiera y trabajara en otra cosa. No le molestaba servir a otros ("eso lo aprendí siendo camarero"). Esa visión de la vida la intensificó desde que murieron cuatro de sus amigos. Dijo que fue lo peor que le pudo haber pasado. Desde entonces se impusodisfrutar la vida y aceptar que lo llevara donde fuese.

Tampoco era amigo de la mentira. Ese primer día en que trabajó en la pizzería sin haber hecho nunca una masa, lo pasó tan mal que aprendió que no había que mentir: él había dicho que sí sabía cocinar.

Sobre las personas a las que admiraba, nombró a Mandela y a Gandhi.

En el programa, más de una vez algún y alguna participante se le declaró, y él era un enamoradizo. “Vivir sin amor es una tontería. Los peores momentos que he pasado en mi vida son cuando no estoy enamorado”, dijo. Además se entusiasmaba con facilidad, pues tras salir con una mujer, al rato ya estaba convencido de que era la mujer de su vida.

Comentarios