Psicólogo Giorgio Agostini y El Gran Truco: "Se ha hecho una labor extraordinaria"

Daniela Jorquera Gastelo

El criticado programa de Canal 13, conducido por Eduardo Fuentes, mostró anoche la historia de conversión de una compradora compulsiva, con los comentarios expertos del conocido terapeuta, para validar la farsa.

$ Hubo cuestionamientos, preguntas, interpelaciones y varias críticas. Después del primer capítulo de El Gran Truco, de Canal 13, parece que el conductor Eduardo Fuentes y su equipo decidieron preparar mejor el segundo episodio. Así que le mostraron el video al conocido psicólogo Giorgio Agostini, grabaron sus comentarios, y aparentemente reeditaron todo el material para justificar el engaño al que someten a una persona que, en esta ocasión, claramente sufre de un trastorno que debiera ser tratado por un experto.

Es la historia de Euge, una compradora compulsiva, una mujer que se gasta todo lo que tiene en ropa. Su marido y su hijo deciden prestarla para el engaño, porque dicen estar desesperados. "Cuando le paso la mesada, en ese momento la María Eugenia se transforma", confiesa el esposo, que no quiere mostrar su rostro, pero que expone a su señora a ser juzgada por todo Chile.

La pobre Euge es rubia, expresiva y bien fashionista. Es simpática, desinhibida, amistosa. Y aún así la someten a esta trampa. La hacen ir a un evento falso, donde una marca de lencería aprovecha de hacer "placement", o sea, publicidad disfrazada de contenido. Le presentan a su futura mejor amiga, Amira, que también es falsa. La entrevista en la calle un igualito a Andrés Caniulef que la invita a grabar un docureality sobre ella falso. Todo es una gran mentira (así se debiera llamar el programa).

Y después suceden muchísimos eventos falsos, todos de la mano de Amira, para lograr que ella sea generosa y regale sus más preciados tesoros de vestuario... Como si alguien que no puede parar de comprar, no pueda ser también una buena y compasiva persona.

Pero el psicólogo Agostini le encuentra toda la razón al estilo del programa: "Ella recurre a su closet, donde incluso tiene cosas con etiquetas, ahí están los rasgos obsesivos, para ayudarla (a su amiga). Se ha hecho una labor extraordinaria, porque nosotros (en terapia) nos demoramos muchas sesiones en que alguien se dé cuenta de que tiene un problema". Puede ser verdad. Aunque como telespectador uno prefiera quedarse con la frase que le lanza Euge a Amira cuando se descubre la farsa: "Erís una chanta".

Comentarios