Las autoridades rebajaron a 233 los muertos por el incendio en disco brasileña

Según testigos, los guardias del local Kiss impidieron durante varios minutos la salida de la gente, porque creyeron que se trataba de una riña e intentaron impedir que el público aprovechara el supuesto tumulto para irse sin pagar.

Las víctimas fatales podrían aumentar.

Bomberos en el lugar.

El fuego se originó tras un espectáculo pirotécnico de una banda.

En el lugar se realizaba una fiesta de los estudiantes de diferentes cursos de la Universidad Federal de Santa María.

Los familiares de las víctimas.

$ El incendio de la disco Kiss en la ciudad brasileña de Santa María dejó 233 muertos y no 245 como se había informado inicialmente, dijeron fuentes oficiales.

La tragedia dejó además 106 heridos, según el último reporte oficial, que corrigió la cifra de 48 lesionados dada inicialmente.

Previamente, la Brigada Militar de la ciudad había informado de 245 muertos, pero según las autoridades el error se debió a las confusión reinante en las primeras horas después de la tragedia.

Muchos de los fallecidos son estudiantes de diferentes facultades de la Universidad Federal de Santa María, que celebraban una fiesta en la discoteca Kiss cuando se produjo la conflagración.

Según las primera investigaciones, el incendio comenzó hacia las 2.30 hora local
cuando uno de los integrantes del grupo musical que animaba la fiesta encendió una luz de bengala. Una de las chispas habría alcanzado el yeso que cubría el techo como aislante acústico, provocando la rápida expansión de las llamas.

Uno de los asistentes contó al diario "Folha de Sao Paulo" que "la banda que estaba en el palco comenzó a usar bengalas y de repente pararon el espectáculo y dirigieron (la bengala) hacia arriba. En ese momento el techo comenzó a incendiarse, (primero) era bastante débil, pero en cuestión de segundos comenzó a expandirse".

Otros testigos del hecho dijeron a Radio Gaúcha, que uno de los integrantes del grupo intentó accionar un extintor que estaba estropeado y no funcionaba.

El local, con capacidad para 2.000 personas, contaba con una única puerta de salida -la misma que se usa para entrar- y estaba repleto en el momento en que ocurrió el incendio.

Según testigos, los guardias de seguridad impidieron durante varios minutos la salida de la gente, porque creyeron que se trataba de una riña e intentaron impedir que el público aprovechara el supuesto tumulto para irse sin pagar.

La dificultad en la evacuación causó varias muertes por asfixia.

La conmoción causada por la tragedia llevó a la Presidenta brasileña, Dilma Rousseff, a suspender su participación en la Cumbre de la Celac-UE en Santiago y viajar a la localidad de Santa María.

Comentarios