Uruguay es el segundo país latinoamericano en aprobar el matrimonio gay

La iniciativa fue aprobada por alta mayoría en el Congreso, en presencia de cientos de activistas. Los charrúas se suman así a Argentina, el primer país de la región en aprobarlo.

$ La Cámara de Diputados uruguaya puso fin al debate y aprobó la Ley del Matrimonio Igualitario, un proyecto que alza a Uruguay como el segundo país de Latinoamérica en aceptar las bodas homosexuales.

En medio de una enorme expectación mediática y con la presencia de numerosos activistas por los derechos de los homosexuales en las gradas del Parlamento, los diputados pasaron la legislación con 71 votos a favor de un total de 92.

La ley ya fue aprobada a finales del año pasado en la Cámara de Diputados con una abrumadora mayoría, pero al ser refrendada la semana pasada en el Senado sufrió algunas modificaciones menores, por lo que era necesario que la Cámara Baja ratificara el nuevo texto antes de que el presidente José Mujica la promulgue y convierta en ley.

El primer artículo del proyecto señala que la institución del matrimonio "implicará la unión de dos contrayentes, cualquiera sea la identidad de género u orientación sexual de estos, en los mismos términos, con iguales efectos y formas de disolución que establece hasta el presente el Código Civil".

Uno de los aspectos más llamativos de la norma es la reglamentación sobre el orden de los apellidos que deberán llevar los hijos de las parejas homosexuales, que será acordado por los dos cónyuges o mediante sorteo en caso de falta de acuerdo y que alcanzará también a los matrimonios heterosexuales.

Comentarios