Abrir en nueva ventana

    Los chilenismos y garabatos que reflotan en Fiestas Patrias

    Para Tito Matamala, autor del libro Chile Garabato, "el garabato es identidad" y habla de cómo somos como país. El profesor Jaime Campusano defiende su uso y explica su significado e historia.

    Dice el Profesor Jaime Campusano, fuente recurrente de los medios a la hora de hablar del lenguaje, que en Fiestas Patrias todos se disfrazan de huaso: "No es que se vistan, se disfrazan. Y no sólo con la ropa, también pasa algo parecido con el lenguaje. Todos empiezan a sacar, un poco forzado, las palabras típicas chilenas. Disfrazan el lenguaje, no lo visten", dice.

    Sabe que en el 18 casi todo es comida, trago y regaloneo. Por eso explica algunos de los chilenismos más recurrentes en este tiempo y que aluden a eso.

    Estar con la caña: Viene del temblor en las manos de los curados por la abstinencia alcohólica. Las manos tiemblan igual que si se tuviera una caña de pescar. No tiene nada que ver con el frasco donde uno toma, eso presta confusión.

    Andar con la Mona: Hay varios que andarán con la mona después del 18. La mona se le llama a la farra, al trasnoche. Lo mismo que andar engorilao, aunque no hay una definición clara de por qué se dice así.

    Dar huaraca: Significa apurar y derivó en ganar con mucha ventaja. La hauraca es una especie de látigo con pompones, las mujeres que van arriando llamas, vicuña la utilizan en el norte. El dicho pasó hacia el sur como sinónimo de ganar tan holgado, que se puede dar ventaja.

    Dar jugo: Es un chilenismo más nuevo, de los ochenta. Se refiere a la gente que se le cae la baba, que no dice palabras, que sólo le sale agua de la boca. Tiene otras desviaciones como dar naranja. Es un tontorrón que babosea.

    Estar pochito: Es estar llenito. Pochito alude a cualquier cosa gordita. Las manos de las guaguas, esas bien gorditas, también son pochitas. Un saco también puede estar pochito, rellenito. Este chilenismo va con un golpecito en la guata.

    Pollito al velador: Es muy antiguo, pero en este tiempo pega más una empanadita de pollo al velador. O un antcucho al velador. Eso uno lo dice cuando va a tener relaciones sexuales. Partió como una promoción de motel, porque al almuerzo es la hora de menos demanda. Entonces los locatarios empezaron a ofrecer un menú: llevaban pollo a la pieza.

    Zapatear en dos fondas: Un clásico dieciochero: El gallo que tiene a su señora y a otra polola.

    Para Campusano, ni los chilenismos ni los garabatos deforman el lenguaje. Dice que, por el contrario, "son nuevas formas". Para él un buen ejemplo es que "en la década del 20 se decía 'puta' a secas, luego se dijo 'p5t1', luego 'vietnamita'. No es involución, es evolución. Se buscan nuevas maneras de expresión".

    Una opinión similar tiene Tito Matamala, autor del libro Chile Garabato. "El lenguaje se está defmormando permanentemente y por eso la RAE tiene que hacer modificaciones constantemente. No hay un problema al usar garabatos, si lo hay en el caso de que haya abuso de ellos", dice.

    Defiende su uso porque a su juicio "el garabato es identidad" y habla de cómo somos cómo país. "Por eso no son comprendidos afuera. Manejamos una especie de código secreto que los extranjeros no comprenden. Ellos no entienden cómo la misma palabra puede significar tantas cosas distintas, en incluso contradictorias".
    Tendencia en Facebook

    Más noticias

    ZOOMCHILE #FOTOSGRANDES soychilecl

    Más de regiones