Abrir en nueva ventana

    Las 12 cosas que una extranjera aprendió de los chilenos, pololeando con uno

    Elyssa Garrett, de Estados Unidos, subió su impresión y experiencia de los hombres chilenos en un sitio de viajes para que los lectores entendieran parte de su idiosincrasia. ¿Te reconoces en algo de lo que dice esta extranjera?

    Según lo que la joven norteamericana, Elyssa Garrett, publicó en el sitio de viajes Matador Network, los chilenos son piroperos, cariñosos y buenos para tomar. Aquí te mencionamos las doce cosas que la extranjera dijo que aprendió pololeando con uno de ellos:

    1- “Uno se vuelve inmune y deseoso a demostrar afecto en público”: la joven, antes de conocer a los chilenos,juzgaba y se avergonzaba cuando veía a una pareja besándose apasionadamente en la calle. Pero después de pololear con Cristián Labarca, pasó de ser la “gringa fría” a una latin lover, adquiriendo prácticas como los besos esquimales y el besuqueo en lugares públicos.

    2- “Aprenderás a bailar como una gallina en celo”: la mujer no se perdió la semana dieciochera y aprendió a bailar cueca. Afirmó que si uno asiste a cualquier fiesta o asado donde el alcohol esté presente, hay altas probabilidades de terminar en una patita de este baile que la hizo “cortejar a su pareja como un animal en celo”.

    3- “Pensarás que eres una excelente chef”: Garrett expresó que incluso haciendo unos huevos revueltos sentía que podía impresionar a su pololo. Explicó en el sitio de viajes la razón tras esto: los hombres se independizan más tarde que los norteamericanos, a los 20 o incluso más tarde, cuando están por casarse. Por lo mismo, no todos saben cocinar y se limitan a comer fideos preparados, por eso sintió que cualquier cosa que le preparó a su pololo era digna de una chef de primera categoría.

    4- “Serás víctima de muchos, pero muchos terremotos”: ella pensaba que un trago como el terremoto sería algo de un solo vaso, pero se equivocó. Describió que su pololo era una “máquina de terremotos” y que para seguirle el ritmo, despertó varias veces con una caña horrible. Además, contó a los lectores que al igual que el desastre natural, el efecto del terremoto bebestible “llega siempre inesperadamente”.

    5- “Aprenderás el arte de las citas baratas”: como los trabajos en Chile no son muy bien pagados, Elyssa escribió que ir al cine o comer afuera no son panoramas muy recurrentes en una relación. Pero sí ir a pasear al parque, quedarse en la casa viendo una película o incluso ir al mall, “uno de los pasatiempos favoritos de los chilenos”.

    6- “Conocerás tanta música chilena que podrías empezar tu propia banda tributo”: la joven pasó muchas noches con su pololo en distintos karaokes cantando (y conociendo) la música de Los Prisioneros, Los Tres y Los Jaivas.

    7- “Te darás cuenta que eres muy floja”: la norteamericana describió a los chilenos como personas muy ordenadas, sobre todo con sus clósets. Apuntó que esto podría deberse al “miedo de la araña de rincón”, y contó que su pololo era muy ordenado con su ropa, cama y escritorio.

    8- “Tendrás que tener gran aguante para ir de fiesta”: “Ser intolerante a la vida nocturna en Chile no existe”, dijo Garrett. Por lo mismo, sentía que debía aguantar muchas más horas de carrete de lo que pensaba si no quería ser “muy fome”, como expresó en Matador Network.

    9- “Fallarás como persona cultural”: los chilenos saben mucho de su historia y cultura, escribió Elyssa. Para compararse con otras culturas le preguntaron a la chica todo sobre la suya, y ella intentó hacer lo posible por distanciarse de la idea de que todos eran como Miley Cyrus. No pudo determinar una comida típica, ni explicar cómo se juega el fútbol americano, por lo que sintió que sabía mucho menos de su país que los chilenos del suyo.

    10- “Aprenderás a entender la hora de otra manera”: cuando su pololo decía que “iba en camino”, aprendió que en realidad es que iba a salir en una hora más. Al parecer los chilenos no somos muy puntuales.

    11- “Aprenderás a decir algo simple, de mil formas distintas”: aprender el idioma fue algo que la extranjera consideró muy divertido, porque dijo que saber español no es lo mismo que saber hablar como chileno. Aprendió que “Estoy cansado” se puede decir “Tengo tuto” o “Se me echó la yegua” y que “Voy al baño” podía decirse “Voy a escribir mis memorias” o “Voy a estudiar física nuclear”, para determinar que se demoraría mucho.

    12- “Te convertirás en una regalona mimada”: el afecto excesivo de los chilenos le encantó a la norteamericana. Dijo que de ahora en adelante, los chilenos harán que los demás extranjeros sean muy poco cariñosos en comparación, porque siempre están haciendo cariño y teniendo en cuenta diferentes formas de sorprender a la mujer en una relación.

    Tendencia en Facebook

    Más noticias

    ZOOMCHILE #FOTOSGRANDES soychilecl

    Más de regiones