Abrir en nueva ventana

    Los libros de dibujos ayudan a que los niños aprendan a hablar

    Dpa/AgenciaUno

    Si los niños no tienen ganas de escuchar y prefieren saltar a la próxima página, no es cuestión de ponerse impaciente. A su ritmo, ellos con el tiempo querrán que uno entre cada vez más en detalle.

    A los niños les encanta descubrir todo el tiempo cosas nuevas, y eso también vale para los libros. Si bien entienden pocas palabras, es bueno que sus padres se tomen el tiempo para mirar con ellos libros con muchas imágenes y dibujos, porque lo que hacen en ese momento no es tanto leerles a los pequeños algo en voz alta, sino descubrir con ellos mundos nuevos y fomentarles el desarrollo del habla.

    Al nombrar lo que los niños están viendo o lo que ellos señalan, se les enseña a asociar lo dicho con lo visto, y así es cómo van ampliando su vocabulario.

    Pero los padres no deberían forzar ese momento. Si los niños no tienen ganas de escuchar y prefieren saltar a la próxima página, no es cuestión de ponerse impaciente. A su ritmo, ellos con el tiempo querrán que uno entre cada vez más en detalle.

    Además, hay que tener en cuenta que en ese momento los niños están aprendiendo muchas cosas: de qué lado comienza un libro, cómo tomarlo, cómo dar vuelta las páginas. Lo aprenden como un juego, pero no hay que olvidar que para ellos todo es nuevo.

    Cuanto antes entren en contacto con el formato, más lo incorporarán a sus vidas, porque notarán que los libros son una fuente hermosa de descubrimiento, incluso para cosas que no suelen ver en su contexto habitual.
    Tendencia en Facebook

    Más noticias

    ZOOMCHILE #FOTOSGRANDES soychilecl

    Más de regiones