Abrir en nueva ventana

    ¿Por qué hay homicidas que terminan descuartizando a sus víctimas?

    F. Carrera

    Un psicólogo forense de la PDI, explicó a SoyChile.cl que existen tres parámetros en los que se pueden dividir las personas que cometen este acto: defensivos, ofensivos y expresivos. En el reciente caso de Melipilla, el autor confeso estaría dentro del primero. Mató a la mujer y trató de ocultar el crimen.

    El descuartizamiento más recordado de nuestro país probablemente sea el de Hans Pozo en 2006, donde los restos del joven fueron repartidos en Puente Alto y San Bernardo. Pero claro que no es el único. El más reciente es el de Isidora González, la joven de Concepción que fue encontrada amordazada y desmembrada en un fundo de Melipilla. Pero, ¿Qué motiva a una persona a descuartizar a otra? ¿Siempre hay una patología mental asociada?

    El comisario Francisco Falcionelli, psicólogo forense del Instituto de Criminología de la PDI, explicó a SoyChile.cl que existen tres categorías o parámetros en los que se pueden dividir las personas que cometen este acto: defensivo, ofensivo y expresivo.

    1- Descuartizamiento Defensivo: en este caso el desmembramiento se vuelve la estrategia más básica para ocultar el crimen cometido. "No hay una mayor elaboración intelectual detrás del homicidio, incluso muchas veces son delitos no planeados. El objetivo del autor es que no lo juzguen o pillen por el delito y elabora ese plan para ocultar el cuerpo", explicó el comisario.

    2- Descuartizamiento Ofensivo: el desmembramiento se practica cuando la persona está viva. El psicólogo forense sostuvo que en este parámetro, el autor quiere hacer sufrir a la víctima. "En este caso estamos hablando de alguien que puede tener un rasgo psicopático o una psicopatía a la base. Son personas que están conscientes de sus actos y buscan es el sufrimiento de la otra persona por algún motivo. Carecen de sentimiento de culpa, empatía y remordimiento".

    Cabe precisar que cuando hay trastornos mentales asociados a un crimen, el límite entre la imputabilidad o inimputabilidad ante la ley se vuelve discutible. En la sicosis, por ejemplo, las personas no diferencian entre la fantasía y la realidad ni tampoco entre el bien y el mal. Ellos son inimputables. "Los delitos cometidos por personas con sicosis habitualmente son desorganizados y ellos no tienen consciencia plena de lo que hacen", agregó el comisario.

    Sin embargo, hay trastornos donde sí hay consciencia plena como la psicopatía y el trastorno de personalidad antisocial, en donde sí son imputables ante la ley.

    3- Descuartizamiento expresivo: el agresor tiene la finalidad de mostrar su obra y atemorizar a las personas con sus actos. Tiene relación más bien con un delito serial de los que se tiene antecedentes a nivel mundial. "Son personas que en concreto se han dedicado a buscar víctimas con características especificas y las descuartizan para repartir sus miembros por diferentes partes".

    Caso de joven desmembrada en Melipilla

    El comisario explicó que sobre el caso específico de Isidora González, es necesario periciar psicológicamente al autor confeso, el exconviviente de la víctima.

    "Hay que evaluarlo mentalmente para pronunciarse sobre las características de su personalidad. Pero en este caso hay testigos de una constante violencia física y psicológica, por lo que este homicidio se da en un contexto de violencia en pareja. Se condice más con un descuartizamiento defensivo. Ella fallece y sin ningún tipo de organización y planificación, él busca deshacerse del cuerpo", finalizó Falcionelli.

    Tendencia en Facebook

    Más noticias

    ZOOMCHILE #FOTOSGRANDES soychilecl

    Más de regiones