• Actualidad
  • Deportes
  • Entretención
    Abrir en nueva ventana

    Las claves del glaucoma, la enfermedad silenciosa que puede provocar la pérdida de la visión

    Un diagnóstico oportuno y un tratamiento adecuado pueden detenerla.

    En el marco del Día Mundial del Glaucoma, un tecnólogo médico entregó las claves de esta enfermedad, que se caracteriza por no presentar síntomas, pero que amenaza con la pérdida total de la visión.

    Gabriel Garay, docente de la Escuela de Tecnología Médica de la Universidad Central, explicó que el glaucoma es una enfermedad neurodegenerativa del nervio óptico y, en la mayoría de los casos, ocurre por un aumento de la presión intraocular, lo que daña el nervio óptico y, por tanto, la visión.

    "Es asintomática en un inicio, pero provoca una pérdida gradual y progresiva del campo visual, que al comienzo es imperceptible porque comienza en la periferia", dijo.

    Existen diferentes tipos de glaucoma: los dos principales son el llamado de ángulo abierto, que representa más del 97% de los casos y que "es provocado por la obstrucción lenta de los canales de drenaje del ojo, lo cual produce un aumento de la presión ocular"; y el de ángulo cerrado, causado por el bloqueo de los canales de drenaje, "lo que aumenta repentinamente la presión intraocular y lleva a que el paciente presente dolor y daños visuales inmediatos, siendo su tratamiento una urgencia oftalmológica", dijo.

    Al principio, el glaucoma de ángulo abierto no causa dolor y la visión es normal, pero sin tratamiento las personas pierden lentamente su visión periférica y, con el tiempo, la visión de frente también disminuye, hasta perder totalmente la visión.

    Entre los factores de riesgo está la edad, presión intraocular elevada, diabetes, cefaleas migrañosas, miopía elevada, hipertensión arterial y la herencia, ya que entre el 20 y el 30% de los glaucomatosos presentan, al menos, un familiar afectado. También son más susceptibles a desarrollarla quienes hayan tenido un golpe o traumatismo en el ojo", comentó Garay.

    El profesional sostuvo que la pérdida de visión causada por esta enfermedad es irreversible, pero con un diagnóstico oportuno y un tratamiento adecuado se puede estabilizar la visión con medicamentos o cirugía.

    Para prevenirla, el tecnólogo médico recomendó visitar una vez al año al especialista a partir de los 40 años, en especial quienes tengan factores de riesgo.
    Tendencia en Facebook

    Más noticias

    ZOOMCHILE #FOTOSGRANDES soychilecl

    Más de regiones