Con striptease la reina del Festival realizó el piscinazo

Con cinco bailarines en escena Valeria Ortega logró sorprender a los periodistas con una propuesta nunca antes vista.

Valeria Ortega cumplió con el ritual del piscinazo. (L. Ulloa)
Valeria Ortega cumplió con la tradición del piscinazo. (UPI)
Valeria Ortega cumplió con la tradición del piscinazo. (UPI)
Valeria Ortega cumplió con la tradición del piscinazo. (UPI)
Valeria Ortega cumplió con la tradición del piscinazo. (UPI)
Valeria Ortega cumplió con la tradición del piscinazo. (UPI)
Valeria Ortega cumplió con la tradición del piscinazo. (M. Campos)
Valeria Ortega cumplió con la tradición del piscinazo. (M. Campos)
Valeria Ortega cumplió con la tradición del piscinazo. (M. Campos)
Valeria Ortega cumplió con la tradición del piscinazo. (M. Campos)
Valeria Ortega cumplió con la tradición del piscinazo. (M. Campos)
Valeria Ortega cumplió con la tradición del piscinazo. (M. Campos)
Valeria Ortega cumplió con la tradición del piscinazo. (M. Campos)
Valeria Ortega cumplió con la tradición del piscinazo. (M. Campos)
Valeria Ortega cumplió con la tradición del piscinazo. (M. Campos)
Valeria Ortega cumplió con la tradición del piscinazo. (M. Campos)
Valeria Ortega cumplió con la tradición del piscinazo. (M. Campos)
Valeria Ortega cumplió con la tradición del piscinazo. (M. Campos)
Valeria Ortega cumplió con la tradición del piscinazo. (M. Campos)
Valeria Ortega cumplió con la tradición del piscinazo. (M. Campos)
Valeria Ortega cumplió con la tradición del piscinazo. (M. Campos)
$ Valeria Ortega la electa reina de la versión 53 del Festival de Viña del Mar, ya realizó el tradicional piscinazo en el Hotel O'Higgins. Su performance deslumbró y sorprendió a los asistentes porque inculyó un striptease.

Llegó vestida con una minifalda y acompañada por cinco bailarines, quienes a lo largo de la coreografía iban desnudando a Ortega, dejándola primero con un tankini, para luego cortarlo con una tijera y dejar a la reina con un bikini pequeño de dos colores.

Luego del baile la soberana del certamen festivalero se lanzó al agua sin banda ni corona. La presentación de Valeria Ortega apaciguó los ánimos de los periodistas que se encontraban muy molestos ante el retraso de más de media hora que tuvo la reina.

Comentarios