La mayoría de hombres que ejercen violencia contra mujeres sufrió castigo físico en la infancia

Organismo viñamarino que depende del Sernam y la Universidad Santo Tomás reveló además que el 60% de aquellas personas que atiende no gana más de $ 400 mil.

El Centro de Hombres. (UST)
$ Desde el año pasado a la fecha, el Centro de Hombres por una Vida sin Violencia de Viña del Mar, ha atendido a 220 personas, en su plan por erradicar estas actitudes, reeducar y propiciar procesos de responsabilidad y resocialización.
El organismo, dependiente del Servicio Nacional de la Mujer (Sernam) y de la Universidad Santo Tomás (UST) cuenta en la actualidad con 53 hombres en fase de preingreso.

A un año de su implementación, algunas de los datos que se desprenden dan cuenta que violencia física de parte de los hombres que ingresan al proceso psicosocial del Centro hacia las mujeres se erradica completamente.
Así también, la violencia psicológica disminuye o se elimina en el 90% de los casos, siendo la más compleja de erradicar por las formas naturalizadas en las cuales se presenta.

Otras cifras refieren que del perfil general de los hombres atendidos: 73 % tiene entre 30 y 50 años. El mismo porcentaje corresponde a aquellos que durante su infancia sufrieron castigo físico. En tanto, el 26 % recibió maltrato físico y 7 % maltrato sexual. Además, el 55 % sufrió maltrato físico por parte de profesores.

El 55 % cuenta con enseñanza media completa, mientras que el 45 % registra estudios técnicos y universitarios y el 60 % no gana más de $ 400 mil.

Otro dato relevante plantea que el 60% dice que el primer episodio de violencia se produjo hace cuatro años o más, 27% de 1 a 3 años, 11% de 6 meses a un año.

Leticia Vega, coordinadora de la iniciativa en Viña del Mar, explicó que el programa tiene como eje fundamental la protección de las mujeres víctimas de violencia de pareja y la detección, eliminación o disminución de esta, así como de las posibilidades de su reincidencia.

“No se considera una intervención familiar, pues el ejercicio de la violencia es una decisión de quien la ejerce, por lo cual, es el sujeto quien debe involucrarse directamente en su proceso de cambio. Se promueve la incorporación de la pareja o ex pareja a los Centros de la Mujer para llevar a cabo un tratamiento reparatorio de sus secuelas de violencia”, comentó la profesional.

Comentarios