Regresar a soychile
  • Ir al sitio de Autos - El Mercurio de Valparaíso
    Abrir en nueva ventana

    Rector de Duoc y la reforma en la educación técnica: "Hay avances, tal vez siguen las injusticias"

    Ricardo Paredes aseguró que falta mayor coherencia entre lo que se dice y lo que hace con el sector de parte de la política. Asegura que es necesario poner el objetivo en la acreditación, y llama a considerar de mayor forma un área que aporta más de la mitad de la educación superior.

    Este 2016, un año después de lo que se había anunciado, la educación técnica profesional gozará de gratuidad para sus alumnos. El beneficio, que este 2015 ya recibieron los estudiantes universitarios, viene a incluir a quienes ocupan más del 50% de las plazas de educación superior del país, y la zona en donde se genera la mayor movilidad social.

    Carreras cortas, campos no sobreexplotados, y el beneficio de trabajar y estudiar, son los atractivos de un forma de estudio que durante años fue vista como la hermana pobre de la universidad. Por mucho tiempo se habló de que los institutos y centros de formación técnica recibían a aquellos que no les dio para la Universidad, o que simplemente, debían sacar una carrera a la rápida.

    Hoy todo ha cambiado. Lo dice a SoyValparaiso.cl con orgullo Ricardo Paredes Molina, rector del Duoc UC, una de las instituciones más importantes del país en el área de la educación técnico profesional. Ingeniero Comercial de la Universidad de Chile, Master y PhD en Economía de la Universidad de California, Paredes eso sí pone paños fríos. Asegura que aún hay mucho por hacer, y pone ya desafíos para el nuevo gobierno. "Le pediría más allá de lo que diga en el programa, que haya coherencia entre el discurso y los dineros que pongan", dice con claridad.

    Hasta el 2001 la educación técnica no recibía fondos estatales. El 2006 con el arribo del CAE las matrículas aumentan considerablemente y el sector vive un crecimiento que hoy la tienen como casa de más del 50% de los alumnos que siguen sus estudios tras el cuarto medio.

    Paredes asegura que la mirada distante de mundo técnico tenía que ver con una cuestión cultural y al elitismo, pero también a la falta de financiamiento. El cambio, supone también -agrega- observar cómo el sector universitario está sobresaturado y con egresados que no obtienen los ingresos que esperaban. "Así se han abierto espacio en las instituciones técnicas de alta acreditación, calidad y que están respondiendo", dice.

    Paredes asegura que el cambio además de lo cultural y lo financiero se lleva al campo productivo. Hoy, asegura, a los estudiantes reconocerse en el corto plazo trabajando en lo que estudiaron.

    Las críticas del rector del Duoc UC apuntan al financiamiento del Estado al sector. La llamada Reforma Educacional parece no haber puesto en sus prioridades el sector técnico profesional. "Hoy día lo que es absolutamente evidente es que se excluyó a todos los estudiantes de la educación técnica profesional de la gratuidad cosa que sí se incluyó al mundo universitario", dice el ingeniero comercial.

    Agrega, "entonces tenemos una paradoja tan grande como que el Estado, o la sociedad, financia a un estudiante que va a una carrera muchas veces eventualmente sobresaturada a una universidad de peor prestigio, y dejando fuera a un estudiante que hubiera querido entrar a una carrera no saturada en el mundo técnico profesional, a una institución de mayor prestigio".

    Acusa que faltan recursos para el mundo técnico profesional para equipararse al mundo universitario, "hay un tema de injusticia evidente", dice Paredes. Agrega, "porque aunque contáramos con los mismos recursos, hay un tema de asignación absurda".

    Qué falló le preguntamos a Paredes. Asegura que en 215 la gratuidad se abordó con improvisación. Acusa que sin los estudiantes en las calles, la visibilidad del sector fue menor. "En nuestro sector los estudiantes tienen un tiempo de permanencia menor en el día y como carrera. Falta efectivamente presión, hay una visión más elitista de la educación superior, porque políticos, intelectuales tienen una formación universitaria, aunque sean minoría", agrega.

    De todas formas, esta llamada "injusticia" se resuelve con una discusión este año que sí los incorpora desde 2016. La nueva arremetida también considera el foco en la acreditación, algo bien visto por el mandamás del Duoc, una de las casas de estudio más importante en el área técnico profesional, hoy con más de 500 mil alumnos. "Hay avances, al vez siguen las injusticias, pero creo que seguimos trabajando", dice Paredes.

    El Estado mejoró las becas Nuevo Milenio, de impacto directo en el sector, pero en el mundo técnico profesional las demandas no sólo son de financiamiento de los estudios. "Ellos (los estudiantes) tienen crédito, pero a veces no tienen becas de mantención o transporte que les permita llegar a los lugares donde estudian. Los estudiantes de vespertino no tienen acceso a becas porque a veces trabajan. Tienen problemas más concretos, y la resolución de esos problemas tal vez no se puede cubrir, son problemas prácticos", advierte Paredes.

    Al nuevo gobierno le pide, más allá del programa, una coherencia entre lo que se dice, y lo que se haga en el sector. La experiencia no ayuda. "Cualquier parlamentario te señala abiertamente que la educación técnico profesional es clave, y que es lo más importante, pero simultáneamente fueron capaces en 2015 de pasar una ley donde se les excluía", pone sobre la mesa Paredes.

    A propósito de la acreditación el dilema no es menor. Qué hacer en ciudades pequeñas en donde los institutos técnicos responden a una necesidad local, pero no a un estándar necesariamente nacional. El punto no es mejor, y a juicio de Paredes se debe abordar desde el acompañamiento del Estado, y de un proceso gradual. "Si tu hicieras una política con la acreditación obligatoria y no das apoyo, posiblemente habrá una gran cantidad de instituciones pequeñas que salen rápidamente. Si a eso le sumas la prohibición del lucro, significará la salida de muchas instituciones, que podría ser la mayoría, el 50% de las instituciones", advierte.

    Paredes llama a no dejar de mirar cifras. El 45% de la matrícula de la enseñanza media la cubren colegios y liceos técnicos. Ahí se hace urgente una reforma, pues esos estudiantes reciben "derrepente formación bastante obsoleta, y no los prepara para el trabajo, y tampoco para articularse y seguir en la educación superior técnico profesional". Ese advierte Paredes es un desafío a considerar.

    Hace el punto el rector del Duoc que en esos liceos se hace urgente revisar los curriculum "hay que actualizarlos", dice. Agrega que una opción podría facilitar los espacios de los centros de formación técnica para que ahí los estudiantes de media puedan conocer más variedad y perfeccionar su vocación.

    Publicado por: Juan Riquelme Díaz

    Tendencia en Facebook

    Más noticias

    ZOOMCHILE #FOTOSGRANDES soychilecl

    Más en soyvalparaiso.cl