Regresar a soychile
  • Actualidad
  • Deportes
  • Entretención
País en movimiento
Abrir en nueva ventana

[VIDEO] El complejo escenario por efectos de estallido social y pandemia fue analizado en conversatorio online

Interesante debate de ideas organizado por El Mercurio de Antofagasta y El Mercurio de Calama en plataforma digital.

La exclusión de sectores ciudadanos en el modelo de desarrollo, los campamentos y el papel de las élites en la resolución de problemas de la comunidad fueron abordados en el conversatorio online denominado “La región enfrentada a la crisis económica y la pandemia”, organizado por ‘El Mercurio de Antofagasta’ y ‘El Mercurio de Calama’, además de las plataformas Soyantofagasta.cl y Soycalama.cl.

El debate fue abierto por la gestora cultural Marcela Mercado, quien manifestó que el ciclo estallido social y pandemia evidenció lo que no quisimos ver como sociedad, ya que “siempre quisimos estar optimistas, porque vimos el vaso menos lleno y no medio vacío”.

Agregó que estos procesos son profundamente dolorosos y hacen pensar cómo no vimos hace diez años sus señales. “El malestar venía desde hace rato y existen estudios sociológicos que lo advertían, como los análisis de Alberto Mayol, con la crisis de la élites. Yo pienso que hubo un discurso de los desafíos que venían, pero nunca de los problemas, pero siempre descomplejizando todo, sin preguntarnos, dónde estaba la complejidad de los problemas”.

Mercado dijo que al final estos fenómenos “nos estallaron en la cara, incluso para quienes como yo que tenemos un rasgo ideológico, pero las cosas estaban ahí. Como que solamente dimos la cara hacia el mall”, acotó.

El moderador del encuentro fue el director de El Mercurio de Antofagasta y El Mercurio de Calama, Víctor Toloza, quien preguntó a los panelistas sobre la raíz de las complejidades del fenómeno social y sanitario en Antofagasta.

La pregunta fue contestada por el director del Instituto de Políticas Públicas de la Universidad Católica del Norte (UCN), Cristian Rodríguez. “Es necesario hacer un recuento. Hay que reconocer que en las últimas décadas la región avanzó en forma importante. Eso no se puede negar”, precisó.

El académico agregó que la economía regional se triplicó desde los ’90, también la pobreza disminuyó en forma considerable y aumentó la infraestructura pública. “Sin embargo con el paso de una década, la región se fue quedando atrás. El dinamismo de la ciudad, de la economía, ha ido más rápido que las políticas públicas, y se ha ido dando una brecha entre las expectativas de las personas y lo que ven realmente en su desarrollo”, acotó.

Comentó que la comunidad comenzó tener y sentir brechas en el tema empleo, previsión, mal acceso a la salud y vivienda. “Las asimetrías de la región fueron aumentando, aunque fueron anuladas por el súper ciclo del cobre, pero lo luego volvieron”.

“Ahora tenemos ciudades con desigualdades, donde se han profundizado la exclusión, como en la educación, donde ocupamos los últimos lugares a nivel nacional”, comentó.

También manifestó que no ha sido resuelto el tema de la inmigración y vivienda, ya que la región tiene 79 campamentos y solo Antofagasta concentra 63 de estos asentamientos, que equivalen a 20 mil personas sin servicios básicos.

“Estos elementos fueron generando una brecha y muchos se sienten excluidos del desarrollo”, analizó

Otro aspecto que resaltó fue la nula respuesta de la élite para resolver estos problemas, porque prefieren quedarse con la región en desarrollo, pero sin sus problemas fundamentales.

Asimismo, el director del Creo Antofagasta, Andrés Letelier, enfatizó que es necesario analizar cómo abordados las complejidades de nuestra sociedad y, por otro lado, “cómo hemos actúa en estos problemas, ya que los resultados están a la vista que son frágiles”.

“Como región y país estamos expuestos a situaciones complejas, que nos remecen cada cierto años. Ahora tenemos dos problemas, pero los abordados en forma sectorialista, en parcelas. Mejoramos los espacios públicos, pero no mejoramos el desarrollo humano. Lo mismo que en educación, con resultados malos”, aclaró.

El profesional comentó que en Antofagasta el 60% de la población vive en la zona alta, pero esas personas no tienen acceso a los espacios públicos. “La pandemia tiene directa relación a las zona de mayor hacinamiento. Tenemos estas brechas porque hemos abordados estos problemas en forma sectorializada y muchos territorios tiene cimientos débiles, frágiles. Lo que está a la vista con dos crisis seguidas”, resaltó.

Tendencia en Facebook

Más noticias

Más en soyantofagasta.cl