Regresar a soychile
  • Actualidad
  • Deportes
  • Entretención
País en movimiento
Abrir en nueva ventana

Casco de la Viracocha III fue severamente dañado tras 109 días de viaje

Según lo expuesto por el Capitán Phil Buck, tuvieron que abandonar la embarcación que partió desde Arica hacía Oceanía.

En una publicación hecha en la página de Facebook “The Viracocha Expedition”, el Capitán de la embarcación, Phil Buck escribió su bitácora de viaje, en donde contó lo que sucedió con la tripulación y la propia nave durante su llegada a las Islas Tuamotus.

“El plan era dejar a 3 tripulantes que debían dejar la expedición por compromisos y razones personales en la isla y conseguir comida para el resto de viaje a Tahiti (490 millas náuticas desde Hao) para los 5 tripulantes que quedaban, queríamos entrar en la laguna interior de la isla y poder parar por unos días para hacer reparaciones, descansar y reabastecernos. Habíamos hablado con el alcalde suplente de Hao unos días antes, quien muy amablemente nos dijo que nos ayudaría a entrar el barco a la laguna con un bote comunitario, solo teníamos que llamarlo para coordinar”, escribió el Capitán.

Sin embargo, tras 109 días de viaje por el océano, una tormenta que duró 19 días cerca de las islas afectaron el casco de la embarcación, mientras los fuertes vientes impidió que lograran llegar a la laguna interior de la isla Hao, que forma parte de Tuamotus.

Buck, tras la tormenta escribió que “la lluvia y el mal clima, viento y grandes olas consiguieron que el daño de nuestra Viracocha III creciera, los vientos cambiaron y ya no estaban a nuestro favor. Al mismo tiempo debíamos luchar contra el daño que se esparcía como un cáncer en el casco, hasta provocar que tuviéramos que bajar el mástil principal de la proa y cortar los primeros 3 metros del casco. En este punto solo dependíamos del viento, no estábamos en control de nuestro destino, pero aun así logramos llegar lo suficientemente cerca de Tahití y tuve que tomar la decisión de no llevar la balsa a puerto ya que el daño era irreparable y fue imposible de remolcar por mucho que intentamos con la ayuda del barco Mareva Nui, quienes iban camino a Tahití.

Sacamos rápidamente todas las cosas de la que alguna vez fue nuestra casa flotante y al bajarme del barco por primera vez luego de 109 días de viaje y mirar desde afuera, me di cuenta de que había había tomado la decisión correcta. Desde la cubierta del Mareva Nui vimos por última vez a la Viracocha III navegando en el Pacifico, se alejaba rápidamente en el horizonte, un sueño que comenzó hace casi 4 años se desvanecía en un instante. La balsa se hacía cada vez más pequeña en el horizonte y pensé que de alguna forma era mejor dejarla seguir su rumbo natural”.
Tendencia en Facebook

Más noticias

VIDEOS

ZOOMCHILE #FOTOSGRANDES soychilecl

Más en soyarica.cl