Regresar a soychile
  • Actualidad
  • Deportes
  • Entretención
País en movimiento
Abrir en nueva ventana

Emprendedoras del Valle de Azapa se reinventan para superar la pandemia con el programa Mujeres Rurales de Prodemu e Indap

Cuatro son los grupos que egresarán del programa de emprendimiento después de tres años de trabajo, incluyendo un grupo que logró el cultivo de frutillas y otro de claveles en el valle.

En el kilómetro 45 del Valle de Azapa, específicamente en el sector de Surire, el grupo “Warmi Surire” se encuentra cerca de finalizar su participación en el programa “Mujeres Rurales”, después de tres años de trabajo en el que invirtieron sus esfuerzos en el cultivo de frutillas, el que aseguraron que, pese a los inconvenientes de la pandemia, su idea de negocio ha logrado rendir con éxito.

El grupo, que es conformado por Nery Castro, Patricia Calizaya, Jaqueline Luza, Irene Véliz, Amalia García, Lilian Calizaya y su presidenta, Otilia Mamani, ingresó al programa desarrollado entre Fundación Prodemu y el Instituto de Desarrollo Agropecuario (Indap) en 2018, siendo guiadas por el ingeniero agrícola Mérito Cáceres, para aprender sobre el cultivo de las frutillas, el cuidado que necesitan y las regularizaciones que requieren para lograr tener una llegada clara al mercado local con frutos que crecen bajo el sol de la región.

“En el sector de Surire es la primera vez que se plantan frutillas, porque aquí se caracteriza por los tomates o los choclos, solo Gloria Gómez había innovado con frutillas y también formó parte de Prodemu. Nuestros familiares nos recomendaron la producción de frutillas porque era rentable y nosotras quisimos variar, porque el tomate o el poroto es un mercado saturado. La frutilla es de mucho cuidado y no sabíamos nada de su cultivo, empezamos de cero, pero fue bueno hacerlo en grupo porque compartimos ideas”, contó Otilia Mamani.

Con la llegada de la pandemia, fue vital para las emprendedoras el buscar formas de innovar en su negocio, el que continuó sin parar durante los meses de cuarentena en la comuna de Arica, lo que llevó al desarrollo de otros emprendimientos por parte de familiares de las integrantes de Warmi Surire, como lo fue la idea de Jacqueline Calizaya, hija de Jacqueline Luza, quien desarrolló “Frutillitas del Valle”, donde ofrece frutillas bañadas en chocolate con diseños personalizados y el que ya tiene una página propia en la plataforma Facebook. “La incentivé ya que tenemos las frutillas, ahora tiene su microempresa y no tiene necesidad de buscarlas”, comentó.

La directora regional de Prodemu, Alicia Quispe Delgado, se refirió al desarrollo del programa dirigido a las emprendedoras del sector rural, explicando que “a través del programa Mujeres Rurales Prodemu – Indap, tenemos el objetivo de formación y capacitación durante tres años, con una unidad de negocio en forma asociativa y que es acompañado por profesionales en forma integral para el proceso de capacitación. El programa cuenta con áreas como la técnica productiva, la de gestión y comercialización, el área de desarrollo organizacional y el área de desarrollo personal, mejorando así la calidad de vida de las mujeres y sus familias. Al cabo del tercer año los grupos deben estar preparadas para ser egresadas y llevar acabo su aprendizaje, siendo una gran satisfacción que estos conocimientos ya están reflejados a través de su empoderamiento, derribando obstáculos y contando con nuevas iniciativas para buscar nichos de mercado y así comercializar sus productos, siendo un paso importante para las mujeres”.

Inti Panqarita

Otro de los cuatro grupos que egresan este año es el llamado “Inti Panqarita” (nombre surgido de las palabras “Sol” y “Flor” respectivamente en el idioma aymara), grupo conformado por cinco mujeres que dedicaron su emprendimiento en el cultivo de claveles y que ha visto mermada sus ganancias durante el 2020, por lo que sus integrantes han tenido que reinventarse para lograr comerciar las flores incluso fuera de la región.

Priscila Mamani Gregorio, integrante del grupo y que vive en kilómetro 13 del Valle de Azapa, en el sector Las Riveras, contó que “la pandemia nos afectó enormemente ya que las fechas importantes como octubre que es un buen mes, este año fue bajo debido al cierre de cementerios, nos las ingeniamos con la entrega en delivery, pero para más adelante pensamos plantar gerberas, una flor parecida al girasol, pero de todos colores que es más llamativa y sencilla de trabajar”, explicó la emprendedora del grupo que también hace entrega de claveles a las comunas de Antofagasta y Calama.

Tendencia en Facebook

Más noticias

Más en soyarica.cl