Regresar a soychile
  • Tarifas Electorales
  • Actualidad
  • Deportes
  • Entretención
País en movimiento
Abrir en nueva ventana

Calama fue una de las ciudades más azotadas por el Covid-19 durante el 2020

Pese a finalizar con buenos indicadores de esta pandemia, quedó con estadísticas que lo ubican entre las comunas con más contagios y muertes.

Una de las comunas del país que finaliza el año, con excelentes indicadores de esta pandemia es Calama. Pese a esto, está entre las ciudades más azotadas por el Covid-19, luego de obtener las estadísticas más negativas entre los meses de junio y julio, quedó con una gran cantidad de contagios y muertes acumuladas.

El 14 de marzo, una pareja loína que venía llegando de un viaje por Europa, se convirtieron en los primeros contagios no solo de Calama, sino en toda la región. Fue por lo menos, hasta finales de abril, que todo se mantuvo tranquilo en la provincia, no había más de cinco casos diarios, lo que no generaba alarma. Pero entre la celebridad del Día de la Madre y el feriado largo del 21 de Mayo, que se desató el descontrol.

Los primeros en verse sobrepasados, fueron los consultorios de la ciudad, quienes tenían que activar las alarmas por posibles covid. El hospital a esa altura tenía Urgencia colapsada con ambulancia esperando incluso en las afueras. Rápidamente, el recinto, comenzó literalemente a llenarse. Fue a principio de junio, que ya no habían disponible camas críticas en Calama, su ocupación era de un 100%. Lo que vino después fue simplemente el descontrol de esta pandemia, en el día se notificaban más de 300 casos diarios, llegando en una semana a tener 2 mil contagiados. La positividad era de un 84% y la trazabilidad, no superaba el 20%.

Un escenario que sobreexigió a los distintos equipos de salud, quienes se vieron sobrepasados y estresados. Llegaron a tener hasta 34 pacientes conectados a ventilación mecánica, gente hospitalizada en urgencia e incluso personas esperando hasta 10 días, internados en el SAR Alemania. También aumentaron las muertes y la desesperación de toda la comuna.

Fue así, que los médicos y organizaciones sociales, comenzaron a gritar por ayuda a las autoridades. Los medios de comunicaciones tuvieron un rol fundamental para visibilizar esta situación, la que llegó hasta La Moneda, donde la medida fue decretar cuarentena y disminuir la movilidad en el aeropuerto.

Las mineras fueron quienes reforzaron sus medidas de autocuidado, decretaron funcionar solo con trabajadores locales y cambiar turnos.

Fue en julio que primero visitó la comuna el exsubsecretario de redes asistenciales, Arturo Zúñiga y después, vino el ministro de Salud, Enrique Paris, donde se tomaron medidas para reforzar la red médica local. Llegaron más camas, más ventiladores e insumos. Dentro de estas medidas, también fue duro ver que la capacidad hospitalaria estaba al límite, al grado que empezó el traslado de pacientes vía aérea a otras regiones. Hasta un avión Hércules, se llevó a loínos para salvarlos. Muchos sobrevivieron, pero otros no resistieron.

Pese que hubo calameños que insistieron en asistir a fiestas clandestinas o no respetar las restricciones, se logró hacer un quiebre en los contagios y a finales de julio, la curva de contagios comenzó a bajar.

Con todo lo vivido, Calama cierra el año con 8.045 contagios acumulados en esta pandemia, de los cuales solo 45 son pacientes activos. En cuanto a las muertes, se confirman 263 muertes y aparte 88 fallecidos que están como sospechas, los cuales serán investigados solo cuando se termine esta contingencia sanitaria. En total más de 300 decesos vinculados a este virus.

La comuna tiene una positividad del 1,1%, la ocupación de camas críticas es del 60% y la trazabilidad del 98,7%. Aún así, sigue estando entre las comunas de regiones más azotadas del país en esta primera por el coronavirus.

Más noticias

Más en soycalama.cl