Regresar a soychile
  • Actualidad
  • Deportes
  • Entretención
País en movimiento
Abrir en nueva ventana

Los sueños y anhelos de un amante de la murta en Chiloé

Pese a sus propiedades nutricionales, son pocas las personas en Chiloé que la cultivan.

Hace 10 años que Egor Vargas se vino a pasar una temporada a Chiloé con la firme convicción de tener su propia plantación de murta. Su afición por este fruto silvestre nació desde pequeño y fue creciendo a medida del paso de los años y a pesar de no estudiar algo relacionado con la tierra su amor por la murtilla fue más fuerte.

“Este fruto tiene características únicas acá en Chiloé, pues pese a convivir con el viento y la lluvia logra imponerse en los verdes campos insulares y en las orillas del camino”, explica el ingeniero civil industrial, oriundo de la novena región y que hoy pasa una temporada en sus tierras por una recuperación de una operación a la clavícula.

El jefe de hogar explica que este micro emprendimiento familiar nació tomando en cuenta la gran calidad y propiedades de este berry autóctono y que sus primeras acciones radicaron en la adquisición de un terreno en el sector El Roble a 3 kilómetros de Huillinco, comuna de Chonchi. “Primero se comenzó con la creación y la domesticación de la planta, porque sus características organolépticas y de vida en general son superiores a las que existen en el continente, poseyendo un sabor más ácido, algunas veces un color más tenue y una supervivencia mayor al clima extremo de la isla”, asevera el emprendedor.

Actualmente esta familia cuenta con un plantel de aproximadamente quinientas plantas de entre tres y siete años, las cuales están en producción; mil doscientas de dos años, mil quinientas de un año y medio y mil quinientas de un año. En tanto esta temporada 2012 están en proceso la creación de diez mil plantas extras; lo que los daría un total de catorce mil setecientas plantas. A ello se suma el cultivo de este berry en invernaderos.

“Creemos que tenemos grandes expectativas de desarrollo, ya que nuestro trabajo se hace por sobre todo con un extremo cariño a la tierra y a las tradiciones, además que todos nuestros productos son totalmente orgánicos, no se utiliza ni una gota de algún químico en todo el proceso de producción de la fruta y por ende tampoco en los manjares que desarrollamos”, menciona el ingeniero civil.

Elgor también explica que pese a ser este un fruto silvestre de grandes cualidades nutricionales y con el cual se pueden realizar diferentes recetas, como mermeladas, salsas, licores, pasteles, conservas, entre otros, son pocos los que le sacan provecho. “Aquí en Chiloé la gente no le ha tomado el peso de contar con este fruto en sus campos, se podrían hacer grandes cultivos y venderlos por ejemplo en los supermercados o enviarlo a las grandes ciudades”, añade el agricultor por elección.

El profesional señala que la de manda de este berry en Santiago es tal que una bandeja de un cuarto puede bordear los dos mil pesos.

“He participado en ferias locales como la Expobosque y la gente no le interesa comprar productos o semillas de este fruto”, acota.

“Somos una familia como cualquiera, pero con deseos de crecimiento, innovación y con un fuerte sentido de proyección de nuestra isla querida y sus productos únicos”, señala Egor junto a su señora, con quien comparte su hogar junto a sus hijos y la visita en la actualidad de su hermana, quien también cultiva este berry en la novena región y su sobrino Shef quien le colaboro en la logística y ejecución de platos para la celebración de su primer “día de la murtilla”.

En el mes de abril, este matrimonio envió una singular misiva a familiares y amigos, a través de la cual los invitaban a redescubrir “el gran regalo que nos da nuestra tierra sureña, aquel regalo que pinta de color sol los cerros de estas latitudes y que tiñe nuestra identidad de dulzor silvestre y autóctono; Aquel obsequio que disfrutamos desde niños al jugar en la humedad del bosque y el monte”, decía el papel.

En resumen los invitaban no sólo a pasar un día de campo, sino también a conocer las bondades de la murta.

Para tales efectos prepararon exquisitas recetas en base a este fruto silvestre, tales como ensaladas, pollo picante con salsa de murtilla, salmón relleno con esta planta, panqueques y licores como sour y daiquiri.

“Quisimos agasajar a nuestros seres queridos y que la vez sepan todas las cosas ricas que se pueden preparar con este berry, a ello se sumó la cosecha de la murta, para ello le pasamos a cada familia una plata y un canasto para que puedan sacar el fruto”, añade Egor.

“Pensamos que todo lo que se hace paso a paso da los mejores frutos en todo orden de cosas, por lo mismo sentimos que nuestros pasos ya están afianzados, tenemos la experiencia y las ganas, tenemos nuestras manos sanas y nuestra cabeza lista para razonar nuevos planes de acción, solo necesitamos el apoyo”, explica el emprendedor.

También afirma que en un futuro cercano le gustaría contar con el apoyo de una alguna entidad estatal que los provea de capacidades técnicas y profesionales, para dar el paso decisivo en la comercialización de la murtilla chilota y de esta forma ser un nuevo polo de desarrollo identitario de la isla de Chiloé.

“Queremos participar de forma activa en todos los proyectos y actividades que nos puedan poner a nuestra disposición, aceptar tal cual una esponja y hacer nuestro el conocimiento y la ayuda”, asevera Vargas.

El ingeniero también confirma que junto a su familia continuarán trabajando seria y responsablemente en sacar adelante este emprendimiento, pues “llevamos años de trabajo e investigación en el tema”, también subraya que otro de sus anhelos es que más personas de la isla quieran integrarse al sueño y crear una fuerza productora mayor.

“Hay que poner en el tapete este tema, estamos seguros que será una gran oportunidad de desarrollo para toda la ciudadanía chilota; entregando identidad, turismo y por sobre todo progreso”, finaliza.

Tendencia en Facebook

Más noticias

VIDEOS

Más en soychiloe.cl