Regresar a soychile
  • Actualidad
  • Deportes
  • Entretención
País en movimiento
Abrir en nueva ventana

Perros asilvestrados dejan huella de muerte entre ovinos en Dalcahue

Más de 200 ovejas han perecido por la acción de los canes. Los lugares más afectados se ubican en Calen y San Juan.

Un duro golpe a la actividad productiva y de la economía familiar campesina sufre una quincena de pequeños agricultores por el ataque a sus ganados por parte de perros asilvestrados en Dalcahue.

Los principales hechos han acontecido recientemente en campos de las localidades rurales de San Juan y Calen, el área costera de esta comuna chilota.

El accionar de canes, supuestamente sin propietarios y en un número indeterminado, se ha dejado sentir con mayor crudeza en perjuicio directo de modestas familias que dependen de sus animales como una de sus fuentes de ingresos.

De acuerdo a las cifras informadas, solo en estos dos sectores dalcahuinos los campesinos han perdido 219 cabezas de ganado ovino en menos de dos meses, de las cuales 143 corresponden a ovejas y 76 a corderos, sumando pérdidas millonarias, ya que cada ejemplar se transa entre 40 mil a 70 mil pesos.

Uno de los casos más dramáticos lo encarna Blanca Bahamonde, de San Juan, quien reveló que en su predio contaba con 34 lanares, de los cuales 17 fueron atacados por los hambrientos perros solamente en las últimas dos semanas.

"Yo no tengo un sueldo, eran solamente mis ovejas que vendía en el verano para comprar leña y para comer (…); tenía 34 ovejas y me las comieron los perros en dos oportunidades, todos mis corderos han muerto", contó la mujer.

Agregó la afectada "que tengo ovejas que están heridas y van muriendo, todos los días tengo que ir al campo que está en el sector alto, tengo que comprarles leche a los corderos y no tengo sueldo; siento rabia e impotencia".

Otro de los campesinos damnificados corresponde al productor Juan Pedro Bahamonde, de la comunidad de Calen, quien hasta hace poco contaba con 55 cabezas ovinas. El accionar de los perros cobró la vida de 32 ejemplares, con las consiguientes pérdidas económicas a su modesto patrimonio.

"Esta matanza se produjo hace un mes, más o menos; las ovejas mías y de la señora Blanca Bahamonde fueron las primeras que nos tocó, las tenía a unos dos kilómetros de mi casa", mencionó.

El emprendedor mencionó que, por razones de seguridad de sus animales, ha optado por trasladar sus escasas ovejas a un predio contiguo a su vivienda "y las estoy llevando todas las tardes al lado de mi casa y de allí las llevo en la mañana al campo, a unos quinientos metros". Sus pérdidas las estimó en más de 1 millón de pesos.

"La mayoría de la gente vive de las ovejas, algunos tienen vacunos, pero hay personas que tienen solamente corderos; es un tema que va para largo y los perros se esconden", agregó el campesino.
Tendencia en Facebook

Más noticias

Más en soychiloe.cl