Regresar a soychile
  • Actualidad
  • Deportes
  • Entretención
País en movimiento
Abrir en nueva ventana

Expertos advirtieron sobre alternativas para paliar la crisis hídrica en Ancud

Eduardo Burgos S.

En la península de Lacuy se está ejecutando una de las iniciativas pioneras que pretende ser replicada en otros sectores para dar soluciones permanentes.

Especialistas reaccionaron ante la información entregada por el municipio de Ancud sobre la crisis hídrica y donde se invierten 120 millones de pesos anuales en arriendo de camiones aljibe y compra de agua.

El problema afecta a más de 350 familias del norte de la provincia y ha obligado a las autoridades locales a la entrega de agua durante todo el año.

Ante esta realidad, el investigador del Instituto de Ecología y Biodiversidad (IEB) de la Universidad de Chile, Cristián Frêne, manifestó que “para enfrentar el problema de escasez de agua en el largo plazo, una alternativa es el manejo adecuado de los ecosistemas chilotes encargados de almacenar el agua de las lluvias de invierno, como son los bosques nativos y humedales de tipo pomponal y turbera, que son capaces de retener el agua en el suelo y liberarla lentamente durante el verano”.

Detalló el doctor en Ecología que “en Catrumán, donde el Estado ha invertido decenas de millones de pesos en medidas de emergencia como camiones aljibe, estanques y sistemas de colecta de aguas lluvia, desde el IEB hemos implementado en paralelo un manejo a escala de microcuenca, para asegurar el abastecimiento de agua desde un pequeño estero, que nace en las propiedades de dos familias chilotas y puede proveer agua potable a 12 familias y al centro cívico”.

Por su parte, el ingeniero agrónomo y director del proyecto Red Participativa de Agua Potable en Catrumán, Rolando Rojas, advirtió que “el trabajo que estamos desarrollando consistió en la identificación de una microcuenca abastecedora de agua donde establecimos un trabajo comunitario que permitió el diseño de una Red Participativa de Agua Potable Rural de la mano de un plan de ordenación territorial que incluye la implementación de cercos, zanjas de infiltración, la protección de un antiguo ojo de agua”.

Además, acotó la fuente, se plantaron más de 800 árboles para recuperar el bosque, en un trabajo mancomunado con la comunidad beneficiada de Catrumán. Recalcó que se está implementando un monitoreo hidrológico y prontamente se realizará un humedal artificial para la depuración de aguas servidas.

La iniciativa del orden de los 60 millones de pesos es ejecutada por el IEB, gracias al apoyo de la Gobernación de Chiloé y del municipio de Ancud en el establecimiento de la red y con el financiamiento del Gobierno Regional a través del Programa Prototipos de Innovación Social, perteneciente a Corfo.
Tendencia en Facebook

Más noticias

Más en soychiloe.cl