Regresar a soychile
  • Tarifas Electorales
  • Actualidad
  • Deportes
  • Entretención
Abrir en nueva ventana

En Chiloé llaman a repensar soluciones a la crisis del agua en época de pandemia.

Investigadores recalcan que la consulta de la Mesa Nacional del Agua determinó la principal necesidad de la ciudadanía.

En el archipiélago de Chiloé, una zona que se presume abundante en agua con una precipitación promedio de mil 800 milímetros cada 365 días, paradójicamente en los últimos años el mundo científico viene advirtiendo sobre las amenazas que enfrenta el territorio, debido al conflicto por el agua y las crisis hídricas estivales, que junto a los vacíos institucionales y legales favorecen el uso irracional del vital elemento, con efectos negativos para las comunidades, además de la biodiversidad.

Asimismo, los investigadores de la Estación Biológica Senda Darwin y del Instituto de Ecología y Biodiversidad (IEB), quienes han desarrollado por más 16 años la línea de investigación en Hidrología y Gestión de Cuencas, han fundamentado con datos empíricos a los servicios públicos y la comunidad, que para enfrentar esta crisis hídrica resulta fundamental la conservación de las fuentes naturales de agua, mejorando de igual modo aquellas leyes que regulan su uso.

Esta problemática que afecta a los ciudadanos y que ha motivado las investigaciones de este sitio de estudios socioecológico de largo plazo fundado en 1996, se vio reflejada en los resultados de la consulta ciudadana realizada en el marco de la Mesa Nacional del Agua del Ministerio de Obras Públicas, donde la ciudadanía priorizó la “conservación de las fuentes naturales” como el principal desafío relacionado con el agua (75,4% de las preferencias), seguido de la “modificación de aspectos normativos como las leyes” (58,3%) y la “propiedad del agua” (46%).

Otra convergencia entre científicos y ciudadanos, es en la priorización del “desafío para el Estado  de asegurar el acceso para el consumo humano de agua” con un 75,2%, seguido de la “protección del medio ambiente” con un 54,5% y “preservar la sustentabilidad de las aguas subterráneas “ con un 34,9%.

Respecto a los usos prioritarios del agua la opinión es irrefutable y se refleja en el 98,9% que obtiene como prioridad el “consumo humano”, seguido por el “uso agropecuario” con un 82,1% y notablemente se instala en tercer lugar el “uso medioambiental” con un 76,4%, lo que da cuenta de una mirada integradora de quienes participaron en la consulta entre la “disponibilidad de agua y la conservación de la naturaleza”, como ya lo habían advertido los científicos pertenecientes a la Estación Biológica Senda Darwin y al IEB.

El Dr. Cristián Frêne, investigador del Instituto de Ecología y Biodiversidad, explica que “para proteger las fuentes naturales de agua es preciso conservar la vegetación nativa, como bosques nativos y humedales en las partes altas de las cuencas y en las zonas ribereñas, cuestión que hoy día no es posible garantizar por la débil legislación ambiental existente” comentó.

Más noticias

Más en soychiloe.cl