Regresar a soychile
  • Tarifas Electorales
  • Actualidad
  • Deportes
  • Entretención
Abrir en nueva ventana

Naysa y Arnoldo: ‘El secreto del amor que perdura’

El matrimonio castreño cumple 60 años de pareja, oportunidad en que han querido testimoniar parte de su historia.

Se casaron hace 60 años, pero el amor que uno siente por el otro sigue siendo el mismo como en el primer día. Naysa Muñoz (84 años) y Arnoldo Barría (87 años), una pareja de Castro, probablemente de las más antiguas del Archipiélago. 
El idílico romance comenzó en un lejano 1961, cuando un 7 de octubre dieron el sí a este amor que perdura hasta el día de hoy, en una ceremonia sencilla que no conto con invitados, teniendo solo presentes a sus testigos.
Como fruto de este amor nacen sus hijos Arnoldo, Marcela y Eduardo, rodeados del cariño y amor también de sus ocho nietos que ven en ellos un ejemplo de vida.
En este 2021 ya conmemoran sus ‘Bodas de Diamantes’ para lo cual han querido testimoniar parte de su historia. En este contexto, la pregunta que cae de cajón es la siguiente: ¿Cuál es el secreto para permanecer juntos por tanto tiempo?
La señora Naysa expresa al respecto que: “Un buen consejo para la  vida de casados es mantener el respeto, comprensión el uno del otro, aceptarse con defectos y virtudes y por sobretodo amarse. Una de las anécdotas que sucedió el día de mi matrimonio fue que como yo me desempeñaba como funcionaria del registro civil,  tuve que buscar una compañera de trabajo que me reemplazara y cumpliera mi rol en la unión civil”.
Sin duda ambos asumieron desde el primer instante que el matrimonio es para siempre, como se manifiesta a la hora de contraer el sagrado vínculo. 
Es por ello que Don Arnoldo cuenta que la receta para mantener una vida de casados por tantos años es “la paciencia y el amor, ingredientes que no pueden faltar en una relación, además de salir y nunca olvidarse de cosas que nos gustan, unos de nuestros pasatiempos era compartir con amigos en el Club de tango llamado ‘Cuesta Abajo’ ubicado en Llau Llau que visitamos hasta más o menos los 75 años de edad y el cual en la actualidad ya no existe”, esgrimió. 
El octogenario isleño aseveró además estar feliz “de llegar con estos años junto al amor de mi vida y haber crecido a mis hijos, todos profesionales y felizmente realizados como personas. No podemos más que estar agradecidos de la vida y el regalo que nos ha dado Dios de tener y compartir esta linda historia de amor”, acotó. 

Más noticias

Más en soychiloe.cl