Regresar a soychile
  • Actualidad
  • Deportes
  • Entretención
Abrir en nueva ventana

Descubren cambio en el movimiento de la superficie antes de los terremotos de 2010 y 2011

El geólogo de la Universidad de Concepción, Marcos Moreno Switt integró el equipo de científicos que investigó las señales que captan el movimiento de estaciones de navegación por satélite antes de los terremotos del Maule (8,8) y de Tohoku-oki (9,0).

Un estudio internacional, donde participaron expertos de Alemania, Chile y Estados Unidos, descubrió que se produjeron oscilaciones de la superficie terrestre, en extensiones de unos mil kilómetros en los meses previos a los terremotos de Chile 2010 y Japón 2011.

Marcos Moreno Switt, geólogo de la Universidad de Concepción fue parte del equipo de expertos, que investigó las señales que captan el movimiento de estaciones de navegación por satélite GNSS (GPS) antes de los grandes terremotos del Maule, de magnitud 8,8; y de Tohoku-oki, de magnitud 9,0.

De acuerdo a la investigación,“ambos eventos ocurrieron en el borde del Pacífico, donde las placas oceánicas se sumergen debajo de la corteza continental o bajo otra placa oceánica, en un proceso llamado subducción. Durante años y décadas la energía sísmica se acumula lentamente, lo que produce un movimiento constante de la superficie terrestre debido al acople entre la placa tectónica que subducta con la que está sobre ella. En el caso de Chile, se registra como un movimiento lento de compresión hacia el Este (hacia Argentina). Este estudio demuestra que de manera reiterada las estaciones de GPS se desplazaron en dirección opuesta a su movimiento normal, es decir, hacia el Oeste (hacia el Océano Pacífico); pero luego invirtieron de nuevo su dirección para volver a su movimiento normal”.

Respecto a las implicancias de este estudio, Marcos Moreno Switt, investigador en el Departamento de Geofísica de la UdeC, dijo que “gracias a los datos satelitales hoy podemos identificar con gran precisión cómo se deforma la superficie de la Tierra antes de grandes terremotos, lo que nos permite identificar cambios que pueden estar relacionados a los procesos que los gatillan”.

Junto a esto, añadió que “es probable que la gran mayoría de los grandes terremotos estén acompañados de actividad precursora, como se ha registrado antes de los terremotos de Iquique en 2014, y ahora previos a los terremotos de Japón y Maule. Aún falta mucho para comprender mejor esta actividad precursora, pero es un gran avance poder detectar estos movimientos. Esto es el foco de nuestro recién adjudicado proyecto Anillo 2020 “PRECURSOR”, el cual integraremos un equipo interdisciplinario de investigadores chilenos y extranjeros para obtener más y mejor información de estos procesos desencadenantes o precursores de grandes sismos”.

Más noticias

Más en soyconcepcion.cl