Regresar a soychile
  • Tarifas Electorales
  • Actualidad
  • Deportes
  • Entretención
Día de las regiones
Abrir en nueva ventana

Nuevo alcalde de Tirúa: “La gente se siente botada porque no ve inversión de verdad”

Roberto Garrido asumió tras la salida de Adolfo Millabur y ejercerá hasta el próximo 24 de mayo.

Con tan sólo cuatro meses para ejercer su trabajo cuenta el nuevo alcalde de Tirúa, Roberto Garrido, quien asumió tras la salida de Adolfo Millabur.

Garrido, quien llegó al puesto de alcalde luego que Millabur dejara el cargo para presentarse como candidato a constituyente por los escaños reservados a pueblos indígenas, lleva cuatro periodos consecutivos siendo concejal independiente apoyado por la ex Nueva Mayoría, cargo al que llegó motivado por su comunidad mapuche Segundo Yevilao Lepin de Ranquilhue Chico, donde fue dirigente en su juventud.

No obstante, por la nueva ley que restringe a tres periodos consecutivos la reelección, no repostulará a su cargo, tampoco lo hará como alcalde, por lo que sus tareas estos meses estarán focalizadas en continuar la labor iniciada por Millabur, pero -también- en poder avanzar en proyectos que dice que han sido olvidados en la comuna.

En cuanto al trabajo a realizar en estos cuatro meses, indicó a El Sur que “nosotros estamos organizándonos, entendiendo toda la dinámica que existe en temas de municipalidad y trabajar desde ese ámbito con nuestra gente. La pandemia nos tiene bastante restringidos, porque dos días después de que yo ingresé al cargo, el intendente (Patricio Kuhn) me llama y me dice "alcalde, quiero felicitarlo por su cargo, pero tengo una mala noticia. Ustedes como comuna vuelven a fase 1". ¡Imagínese! Y yo con el ánimo que venía y que tengo para trabajar con mi gente y me vuelven a cuarentena, fue como agua fría que cae por mi espalda. Dije: "bueno, algunas cosas tengo que modificar en mi agenda y volver a trabajar". Ahora se viene todo el tema de la escolaridad, tenemos que planificar nuestros colegios, la vacuna para los profesores ya comenzó y creo que hemos llevado bien ese proceso”.

En cuanto a las reuniones con el intendente Kuhn y organizaciones vecinales, detalló que “tuvimos una reunión con Arauco 7 y ahí tuve la primera oportunidad de conversar con él por Zoom, le expliqué todas mis inquietudes, lo que tenía encerrado adentro, porque en realidad siento que el Estado y el Gobierno nos ha tenido bastante abandonados acá, eso lo siento yo y nuestra gente. El Estado no se ha hecho cargo de las cosas de profundidad que se le deberían solucionar al pueblo mapuche, a las organizacionales sociales y hoy, con todo esto de la pandemia, las instituciones públicas se han ido a otro lado, llegan hasta Cañete no más y Tirúa como que no existe. Yo se lo dije al intendente, Salud -por ejemplo- cuando pasó el caso de los funcionarios (el ataque recibido en Quidico) no recibimos ni un saludo, no nos vinieron ni a ver. Entonces, en esas cosas la gente se siente abandonada y porque no vemos que haya una inversión pública de verdad, nos tienen botados”.

En cuanto a los hechos de violencia registrados en la zona, aseguró al mismo medio que “para mí ha sido complicado, nada de fácil, pero siento que -en realidad- el tema de fondo es el que nos lleva a esto, porque el Estado no se ha hecho cargo de las cosas profundas, que en realidad no son reclamos de ahora no más. Entonces puede que sean grupos que se adueñen de algunas ideas que están desde los territorios hace mucho rato. El Estado no se hace cargo y nos tiene a todos tiritando ahora, cuando nuestros reclamos han sido legítimos”.

Respecto a los hechos que afectaron directamente a su esposa e hija, que iban en el automóvil del equipo de salud de que fue atacado en la ruta, a la altura de Quidico, contó que “complicado que a uno le toquen a uno de su familia, es bastante triste porque -en realidad- no se sabe qué le puede pasar, en la carretera les tocó no más. Y a uno lo dejan sin palabras en ese sentido, sobre cómo reaccionar, porque yo llevaba dos días como alcalde y me toca un hecho como éste. Es complicado de poder enfrentarlo, porque los municipios no son jueces, quedamos como el jamón del sándwich, como se dice, al medio”.

Finalmente, sobre la decisión de iniciar patrullajes mixtos, con apoyo de personal militar en la zona, dijo que “le manifesté al ministro (del Interior) nuestra preocupación por el plan que está implementando en la macrozona, pretendiendo militarizar aún más nuestro territorio para resolver un problema complejo, el que se ha querido mezclar con la deuda histórica que tiene el Estado chileno con el pueblo mapuche. Implica querer apagar el fuego con bencina, tapar el sol con un dedo, sin que se busque llegar a una solución definitiva a esta situación puntual, donde las policías no han logrado resolver quiénes son los que están detrás de los últimos hechos de violencia, que por cierto, nos afectan a toda la provincia, pero en particular a Cañete, Contulmo y Tirúa”.

Más noticias

Más en soyconcepcion.cl