Regresar a soychile
  • Actualidad
  • Deportes
  • Entretención
País en movimiento
Abrir en nueva ventana

La historia de amor de “Farías”: una de las 400 víctimas de la silicosis en la Región de Atacama

Luis Olivares, conocido por sus más cercanos como "Farías", se casó con Blanca Guerrero tras 60 años juntos. Sin embargo, falleció una semana después de la boda. Las cifras fueron entregadas por la Seremi de Salud y una aproximación de la Asociación Minera de Copiapó.

Luis Olivares fue un minero tierramarillano conocido entre sus más cercanos como el “Farias”, el hombre falleció a los 83 años - una semana después de casarse - producto de un paro cardiorrespiratorio provocado por la neumoconiosis avanzada que padecía.

Olivares vivió más de 60 años junto a Blanca Guerrero, su esposa y madre de sus cinco hijos. Sobre la razón que tomaron juntos de casarse, Blanca confesó al Diario de Atacama que “un día conversando le comenté que van a la casa a casar a las personas que están enfermas y le pregunté ¿por qué no nos casamos? y aceptó, ‘ya pues’, me dijo. Me tomó por sorpresa su respuesta tan rápida y así fue como nos casamos”.

La vida del “Farias” y su familia estuvo siempre ligada a la minería, su hijo Luis Olivares recuerda que “cuando niño, para las vacaciones en vez de ir a la playa o de paseo a algún lado mi papá me llevaba a la mina". Además, Olivares hijo relató que "mi mamá le hacía mascarillas con elásticos, bien artesanales. Lo hacía para mitigar un poco el polvo que tragaba porque en ese tiempo trabajaban en seco (...). Creo que las mascarillas ayudaron a que mi papá estuviera bien por más tiempo”.

Si bien, esa medida de mitigación le ayudo, con el correr de los años "Farías" contrajo la enfermedad de todos modos. "La silicosis lo empezó a abatir de a poco, este año tuvimos que hospitalizarlo y salió del recinto siendo oxígeno dependiente. Los doctores nos hablaron con claridad, de que a él no le quedaba mucho tiempo de vida y por lo tanto debíamos cuidarlo y darle los gustos que quisiera”, recordó su hijo.

"Farías" engrosa la lista de 400 víctimas de la conocida como "enfermedad del minero" registradas en la Región de Atacama desde 2002 a la fecha, liderando las defunciones asociadas a la silicosis a nivel nacional. Esto, según datos de la Seremi de Salud y una aproximación de la Asociación Minera de Copiapó.

Prevención

La silicosis no tiene cura, por eso la prevención es fundamental para evitar que siga afectando a los mineros del país y la región. Desde el Ministerio de Salud se formuló el Plan Nacional para erradicación de la Silicosis (Planes), que considera fiscalizaciones en el marco del Protocolo de Vigilancia de la Exposición a Sílice y la normativa para la prevención de riesgos laborales.

Según informaron desde la Seremi de Salud, en el marco del Planes “el año 2018 se realizaron 61 fiscalizaciones en materia de exposición a la sílice, mientras que en lo que va del 2019 se han hecho 15 fiscalizaciones”.

Desde el Sindicato de Pirquineros de Tierra Amarilla, su presidente Joel Carrizo manifestó que “el gran desafío de la silicosis es la prevención, hay una mesa de la silicosis en Atacama que ha estado trabajando y ha tenido buenos resultados".

Por su parte, el presidente de la Asociación de Mineros de Copiapó, Eduardo Catalano, señaló que “los procesos ahora son distintos a los de antes, hay más prevención, ahora se trabaja con agua y no en seco. Pese a que las actas de defunción la causa de muerte no es la silicosis sino alguna de sus consecuencias como un paro cardiorrespiratorio, los casos indican que la tendencia con el paso de los años es a la baja”.

Tendencia en Facebook

Más noticias

VIDEOS

ZOOMCHILE #FOTOSGRANDES soychilecl

Más en soycopiapo.cl