Regresar a soychile
  • Actualidad
  • Deportes
  • Entretención
Abrir en nueva ventana

En prisión quedó gendarme en Alto Hospicio acusado de abusar de interna en carro de traslado

Yubisay Mosqueda

El imputado ordenó a la víctima que se desnudara fingiendo una revisión de seguridad. Gendarmería ordenó un sumario administrativo y la expulsión inmediata del funcionario.

Por el delito de tortura fue formalizado por la Fiscalía de Alto Hospicio un gendarme del centro penitenciario de dicha comuna, quien es investigado porque habría desnudado y abusado sexualmente de una interna que era trasladada al recinto carcelario luego de un control de detención.

En la audiencia, la fiscal Camila Albarracín explicó, que los hechos ocurrieron ayer martes, cerca de las 15:00 horas, cuando el gendarme J.A.R.Z. junto a otros funcionarios de Gendarmería trasladaban desde la comisaria de Pozo Almonte hasta el Centro Penitenciario de Alto Hospicio a la víctima, una mujer de nacionalidad boliviana de 22 años, que había quedado en prisión preventiva tras ser formalizada por el delito de tráfico de drogas.

La Fiscalía señaló, que en ese contexto, el imputado subió a la víctima al carro de Gendarmería encerrándola en el calabozo, quedando él en posición de custodio, mientras los otros funcionarios se desplazaban en la cabina de conducción. Estando en marcha el vehículo, el imputado abrió el calabozo y le ordenó salir a la víctima, indicándole que le haría una revisión de sus vestimentas por temas de seguridad, sacándole los grilletes y pidiéndole que se desnudara. La víctima lo hizo, tomándola el imputado por la cintura y sentándola sobre sus piernas, comenzando a tocarla, mientras le decía que si era primera vez que estaba detenida y que si no hablaba, la llevaría donde la gente buena, pero si decía algo, pediría que le pegaran y la pusieran en una celda con personas malas.

Fue en eso que sus compañeros de labores se percataron del sonido de la puerta del calabozo y vieron por las cámaras internas de seguridad del carro que la imputada no estaba en la celda, procediendo a detener el vehículo y al hacerlo, vieron por las cámaras que la víctima volvía a ingresar al calabozo con su torso desnudo. El jefe de la unidad se bajó del vehículo y abrió la puerta trasera, observando al imputado con las ropas de la víctima., procediendo luego a dar aviso a sus superiores de lo ocurrido, explicó la Fiscalía.

La fiscal dio cuenta de las diligencias realizadas por la Brigada de Delitos Sexuales de la PDI, en especial de las declaraciones de los otros gendarmes que acompañaban al imputado y de quienes recibieron a la víctima, así como de la propia afectada, quien relató que durante los hechos solo pudo llorar, ya que sabía que debía callar porque se encontraba sola y no tenía a nadie, y que cuando el vehículo paró sintió miedo, porque pensó que la violarían entre todos.

La persecutora agregó que se decidió formalizar por el delito de tortura, ya que los hechos sobrepasan un mero abuso sexual, pues el imputado realizó estas acciones abusando de su condición de superioridad absoluta frente a una víctima altamente vulnerable e inventando un procedimiento policial con el fin de abusarla.

Dada la gravedad de los hechos y por ser la libertad del imputado un peligro para la seguridad de la sociedad, la fiscal Camila Albarracín solicitó su prisión preventiva, petición que fue acogida por el juzgado de garantía.

Sumario administrativo y expulsión

Desde Gendarmería mediante un comunicado informaron, que “una denuncia a la Fiscalía local de Alto Hospicio y al Ministerio Público realizó Gendarmería por el informe que entregaron los componentes de la comisión que trasladaba en un carro fiscal a una imputada de nacionalidad boliviana, desde Pozo Almonte hasta el Complejo Penitenciario de Alto Hospicio”.

Indicaron, que la involucrada “acusó un funcionario de la institución, manifestando que fue abusada sexualmente al interior del móvil, en cuyo caso, personal que se encontraba en el cometido advirtió irregularidades durante el desplazamiento que involucró al funcionario, los que dieron cuenta del hecho a su superioridad”.

A raíz de lo anterior, el director regional, coronel Jonny Avilés, dispuso la realización de un sumario administrativo, a fin de determinar la responsabilidad que le asiste al funcionario denunciado y aquellos que resultaran responsables.

El director regional expresó, que “Gendarmería no acepta actos que vulneren la dignidad y los derechos fundamentales de las personas privadas de libertad, por el contrario, somos garantes de esos derechos. Prueba de ello es que el director nacional, determinó la expulsión inmediata de la institución del funcionario involucrado en este acto”.

Más noticias

Más en soyiquique.cl