Regresar a soychile
  • Tarifas Electorales
  • Actualidad
  • Deportes
  • Entretención
Abrir en nueva ventana

Werkén Comunidad Pepiukelén de Pargua: “Los espacios costeros no tienen fines de lucro, sino que de subsistencia”

erwin schnaidt ávila

Francisco Vera se refirió a la solicitud de concesión marítima hecha por el lonko Eric Vargas, ante la Subsecretaría de Pesca y Acuicultura, que incluye Caleta Puelche, Estuario del Reloncaví, Puerto Montt, Calbuco y Pargua.

Pargua es una de las zonas que incluye la petición de la Ley de Espacio Costero Marino para Pueblos Originarios (ECMPO) denominada Rilon-Kawin, que ingresó a la Subsecretaría de Pesca y Acuicultura (Subpesca) en busca de su admisibilidad.

Tanto su extensión, que incluye Caleta Puelche, Estuario del Reloncaví, Puerto Montt, Calbuco y Pargua, como los efectos en las actividades productivas del área, han generado inquietud en diferentes actores políticos, empresariales, así como en comunidades ancestrales del litoral.

Lee también: Pescadores y comercio en alerta por solicitud de extensa concesión marítima.

Lee también: Temor en sectores productivos ante solicitud de extensa concesión marítima.

“Estamos en desacuerdo, no por el espacio solicitado, sino por la forma en que se dio esa solicitud, ya que no se conversó ni consultó con las comunidades de los distintos territorios”, expuso Francisco Vera, werkén (vocero) de la Comunidad Pepiukelén de Pargua.

Detalló que "la ley Lafkenche (ECMPO) establece que los espacios deben ser solicitados por las comunidades que han tenido vinculación ancestral con el lugar. En esta petición hay 15 comunidades de un área específica, de Puerto Montt. Por lo tanto, no tienen cómo acreditar uso consuetudinario de nuestro espacio, así como en Cochamó o Ralún. Eso hace que la solicitud no tenga la fundamentación que la ley establece. Debió acotarse al espacio que ocupan esas comunidades.

Por tanto, para Francisco Vera "no debiera ser admisible, básicamente porque tiene estos vicios que debieran hacer que por sí sola caiga. Además, nos preocupa que ha generado alarma en todos los sectores que ocpan el borde costero".

- ¿Será posible hacer “recortes” a esa solicitud?

- La ley se dictó con un objetivo claro, que es proteger los espacios costeros que las comunidades han utilizado ancestralmente y con los cuales han tenido vinculación. Luego de acreditarse el uso consuetudinario, viene un proceso de consultas a las demás comunidades, en el que sí o sí van a tener que incorporarlas. En el caso que se le diera admisibilidad, en el proceso de consulta indígena van a tener que dar cabida a las demás actividades que tienen vinculación con ese espacio costero.

- Pero esta petición detiene toda actividad en el área.

- Hemos dicho que los emprendimientos que hay en el borde costero, en tanto se sometan a la legislación, pueden seguir estando ahí. La Ley Lafkenche reconoce los derechos que tienen los particulares, como concesiones o áreas de manejo vigentes. Eso no se puede tocar en una solicitud de ECMPO. Se tienen que descontar esos espacios de esa petición. Es al ampliarse cuando se presentan problemas. Porque si ese mismo espacio fue solicitado por una comunidad, el artículo 10 de la ley establece que se suspenden las ampliaciones y peticiones de uso de terceros. La ley no viene a atentar contra los otros usuarios.

Respecto de si afecta a los que captan semillas para la mitilicultura, el werkén manifestó que "ese es un temor efectivo. Los permisos de escasa importancia son discrecionales. Son transitorios, por un periodo máximo de un año, no renovables. Eso motiva pedir uno nuevo, cada vez que lo necesiten. Ese sector, como la mitilicultura, es un usuario dentro de ese espacio costero, que reconoce los usos que han hecho ancestralmente. Mucha de esta gente no viene trabajando desde hace 10 o 20 años, sino que más atrás. Estos microempresarios tienen que conversar con las comunidades, informarse de la ley y pasar a ser una especie de socios de las comunidades, para que puedan seguir produciendo.

- ¿Es posible que este acercamiento se preste para negociar esos “recortes”?

- No estamos vendiendo los recursos naturales. Estamos exigiendo la protección del entorno. No hay plata de por medio. Los espacios costeros no tienen fines de lucro, sino que de subsistencia, de sustento natural para las comunidades.

Lee también: Solicitud de concesión marítima desde Caleta La Arena a Pargua tiene solución.

Más noticias

Más en soypuertomontt.cl