Regresar a soychile
  • Actualidad
  • Deportes
  • Entretención
País en movimiento
Abrir en nueva ventana

Vecinos a planta de tratamiento de aguas servidas en Llanquihue confirman malos olores

marcelo galindo gallardo

Según los residentes de la Ruta V 40 Loncotoro, en condiciones de buen tiempo la pestilencia se incrementa. La sanitaria Essal realizó un análisis que indica lo contrario.

Los vecinos emplazados a un costado de la Ruta V 40 Loncotoro, en Llanquihue, confirmaron que emanan malos olores desde la planta de tratamientos de aguas servidas situada en el kilómetro 1,5 y que ayer registró una emergencia.

De acuerdo a los residentes de esta zona, la situación depende de las variables de condiciones atmosféricas e incluso la dirección del viento.

A ello se suma la presencia de vectores, como moscas e incluso aves de rapiña, conocidas como “jotes”.

La Empresa de Servicios Sanitarios Los Lagos (Essal) realizó un análisis en esta zona con una consultora, para establecer si es real la emanación de malos olores.

El informe concluye, que “de lo muestreado y modelado, se obtuvo que los receptores sensibles evaluados no serían impactados por olores provenientes de la operación de la planta de tratamiento de aguas servidas de Llanquihue”.

Edilberto Barría, trabajador agrícola y vecino del sector, dijo que los olores dependían de las condiciones de la dirección del viento.

Explicó que cuando este proviene del sur y hay buen tiempo no se registran, pero que la situación cambia cuando procede del norte.

“Esta planta siempre ha generado malos olores, se encuentra al lado del río Maullín y al lado de los animales que no toman agua de allí, sino que de las vertientes”, aseveró.

Ricardo Krauss, cuya residencia también está cerca de la planta, indicó que se encuentra en este punto de Loncotoro hace tres años.

“El otro problema muy desagradable son las moscas, esas negras grandes, que aparecen especialmente cuando hay calor. También observamos jotes sobre nuestra propiedad, que obviamente es producto de los fuertes olores que emanan desde la planta”, adujo.

Jorge Montealegre, otro vecino, coincidió y añadió que los malos olores se incrementan en las noches y en las mañanas.

“Esto a veces es insoportable y me imagino que es producto de los desagües, ya que la tubería pasa por la carretera en forma subterránea y decantan en la planta”.

En junio de 2018, las autoridades de Llanquihue encabezadas por el alcalde Víctor Angulo denunciaron que la planta estaba contaminando el río Maullín.

Essal anunció una serie de mejoramientos en el tratamiento y el Ministerio Público abrió una investigación desformalizada, que considera estos eventos en el Río Maullín y la contaminación, producida por la sanitaria en el lago Llanquihue en la costanera de Puerto Varas.
Tendencia en Facebook

Más noticias

VIDEOS

ZOOMCHILE #FOTOSGRANDES soychilecl

Más en soypuertomontt.cl