Regresar a soychile
  • Autos - quillota
  • Actualidad
  • Deportes
  • Entretención
    Abrir en nueva ventana

    La voz del "romántico viajero" vive en La Ligua y contó la historia del himno de la U

    Rodrigo Arellano V. jriquelme@estrellavalpo.cl

    El cantante lírico Jaime Aranda tiene 79 años nunca ha interpretado en vivo la canción de la Universidad de Chile frente a los hinchas. Aranda también interpretó el "Cruzados Caballeros" de la Universidad Católica.

    Jaime Aranda se llama el cantante lírico que interpreta el himno de la Universidad de Chile, el mismo que emociona a miles de fanáticos en el país, y que se ha repetido con fuerza durante los últimos cinco años, dado el buen momento futbolístico del cuadro azul.

    Aranda, hoy vive en La Ligua donde contó a La Estrella Quillota - Petorca la historia del himno, el que se suma el de la Universidad Católica, en donde también su voz es protagonista.

    No ha recibido reconocimiento de los clubes, ciertamente no es un protagonista del espectáculo de hoy. ¿Estamos medios equivocados en los protagonismos?, le preguntamos. "Acá los barristas tiene un protagonismo raro. Todos conocen a Pancho Malo, todos conocen al Anarquía, pero nadie sabe la persona que ha acompañado la vida deportiva de sus instituciones. Al final, el tiempo y lo que provoca la canción es un fenómeno interesante para la gente. No soy de la U, ni de la UC, pero me gusta que la canción haya tenido tanto éxito", dijo.

    Pero volviendo a la canción, lo cierto es que los hinchas azules de seguro aprendieron la canción siguiendo la guía de la primera grabación, aquella que todos reconocemos y que se inmortalizó en 1963, en un teatro en Santiago. El nacimiento del Romántico Viajero se remonta a 1933, cuando Julio Cordero la escribió en un viaje en barco desde Valparaíso hasta Antofagasta, junto a un grupo de estudiantes de la Universidad de Chile. Años más tarde se enteraría de que esta canción era interpretada en el Estadio Nacional para uno de los primeros clásicos universitarios.

    Tras estudiar en la Academia de Canto de Lucía del Campo, Aranda golpeó puertas sin éxito hasta que se presentó en 1958 en radio Minería para un casting. “Me vieron callado y flaco, pero el director de la radio me pidió que cantara a capela y ahí se quedó sorprendido parece, porque me ofreció un contrato por un año”, explica el cantante.

    Ahí lo conoció Vicente Bianchi, uno de los grandes directores de orquesta y compositores de la historia de Chile, quien lo fue a buscar y le preguntó si sabía los himnos de las universidades. "Sí le dije, entonces vamos”, recuerda el cantante. La grabación fue más rápido de lo esperado. El proyecto correspondía a un idea de la compañía disquera “Odeón”, quienes querían llevar al disco los himnos de las universidades de Chile, y Católica.

    “Una semana después llegué a grabar, Don Vicente me dijo que era una orquesta chiquitita, pero llegué a la sala de la Odeón y era la orquesta más grande que me había tocado ver”, recuerda Don Jaime. “No hubo ensayo de por medio y , para suerte nuestra, quedó a la primera. Esa es la versión que escuchamos hasta hoy”, concluye.

    Al terminar su trabajo recibió 25 copias y los aplausos de sus compañeros. Durante algunos años recibió los pagos por la emisión y ventas de los discos. Pero con el tiempo, y al alejarse de los grandes escenarios, nunca más volvió a interpretar en públicos masivos sus versiones del “romántico viajero...” y “cruzados caballeros...”.

    Tras eso, viajó a La Ligua por ahora, y ahí se hizo de pitutos varios, si hasta barrió veredas en el Banco del Estado de la V Región. Con esa labor, se ganó el apodo de “Ministro Portero” y las bromas y simpatía de sus colegas.

    Jaime Aranda nunca pudo interpretar los himnos delante de las hinchadas y menos hacerlo en un clásico, pero su voz ya acompañaba a los hinchas y estudiantes de las dos universidades más grandes del país.

    Aranda no era de la U, pero la primera vez que escuchó su grabación en público fue durante la final de una Copa Pollagol. “Fuimos con un grupo de amigos de La Ligua. El administrador del Club Radical en esa época organizaba los viajes y nos tocó ir a ver un Colo Colo versus la Universidad de Chile. Ahí ganaron los azules y de un momento a otro sonó por los parlantes del Nacional mi voz entonando la canción. Ahí por primera vez escuche a una multitud acompañar la grabación que habíamos hecho”, recuerda Aranda.

    Don Jaime, ¿qué siente al ser la voz de un equipo tan importante?

    - Mire yo nunca fui de la U, soy futbolero, pero nunca le tomé el peso a lo que estábamos haciendo. Creo que para durar tantos años vigente no era tan mala, además, la canción es muy bonita e inspiradora. Por eso creo que al hincha de la U lo inspira tanto para sus triunfos.

    ¿Hay gente que se emociona con la versión de ustedes?

    - Durante todo el tiempo exitoso de la U, y los no tan bueno, siempre en la casa hemos sido futboleros y vemos todos los partidos. Ahí yo he podido ver que lo tocan y ahí yo sí me siento extraño cuando, por ejemplo, en la final de la Sudamericana en el Estadio Nacional sonó fuerte el himno de la U y toda la gente cantó emocionada. Y lejos de eso, acá sentado, estoy yo en mi casa, en el campo, acá en La Ligua.

    ¿Alguna vez lo reconocieron los clubes?

    No, pero ver la emoción de la gente me hace sentir extraño. No me he sentido afectado, pero sí me extraña que los directivos de las universidades nunca hayan preguntado de dónde vienen sus canciones. Espero que sepan que viene de la orquesta de Don Vicente Bianchi y eso, pero bueno. No nos debe haber quedado tan mala si suenan hasta el día de hoy.
    Tendencia en Facebook

    Más noticias

    VIDEOS

    ZOOMCHILE #FOTOSGRANDES soychilecl

    Más en soyquillota.cl