Regresar a soychile
  • Autos - quillota
  • Actualidad
  • Deportes
  • Entretención
País en movimiento
Abrir en nueva ventana

Alegan 'escuálida' pena para agresor de joven madre en Quillota

Carla Olivares / La Estrella Quillota - Petorca

Brian Valderrama Collao fue condenado a dos años por golpear a la joven cuando estaba embarazada, en una relación en la que ella tenía 16 y él 22.

En una comuna del norte del país debió instalarse una familia que tuvo que salir arrancando de la ciudad de Quillota tras vivir un infierno gracias a un novio maltratador y que hoy se encuentra cumpliendo una condena de apenas 2 años de prisión, pese a los distintos episodios donde quiso quitarle la vida a su expareja.

Según relató Katia Torres, mamá de la afectada, el infierno lo comenzaron a vivir cuando su hija aún era menor de edad y comenzó una relación con Brian Valderrama Collao, seis años mayor que ella, según informó hoy La Estrella de Quillota-Petorca.

Su instinto materno le decía que no era una buena persona y no se equivocó, pero no fue hasta cuatro años después, el 2014, cuando la joven quedó embarazada, que lo confirmó.

"Ella tenía 16 años cuando quedó embarazada y cuando tenía cuatro meses de embarazo él le pegó, desde entonces que mi hija no quiso saber nada más de él y esa fue la primera vez que ella me contó que él le pegaba, después me enteré de otras cosas, como que una vez la dejó amarrada tres horas en la noche en el río, sola porque ella se quería ir a la casa", relató Katia Torres.

A consecuencia de la golpiza, la joven tuvo complicaciones en su embarazo y debió pasar largos meses hospitalizada por resguardo de su bebé que nació prematura a las 34 semanas.

INTENTO DE HOMICIDIO

Con el término de la relación, Brian Valderrama enloqueció, la visitaba en el hospital donde hacía escánadalos, la amenazaba, le escribía que mataría a su suegra, pero lo más grave vino cuando las amenazas se volvieron realidad.

"Cuando mi hija terminó la relación empezaron los dramas, un día me pegó, la apuñaló, le cortó los brazos, se tuvo que hacer tatuajes en los brazos para tapar las cicatrices, tiene las piernas y la espalda con cicatrices. No respetaba medidas cautelares ni las órdenes de alejamiento, un día me tiró en la casa una parca encendida para quemarla, cuando mi nieta tenía tres meses, nos botó el portón porque nos quería robar a la niña. Siempre hacíamos las denuncias y de la PDI y Carabineros no se explicaban como no estaba preso. El 10 de octubre del año pasado lo condenaron a 61 días por lesiones, pero no estaba preso y el 23 de noviembre la atacó nuevamente y le cortó los brazos y las piernas", señaló Katia Torres.

No era primera vez que la atacaba en la calle con un cuchillo, en total fueron 4 ataques, pero fue ahí cuando lograron que quedara en prisión preventiva y cuando debieron huir de la ciudad a hacer una nueva vida en el norte de la ciudad.

Todas las condenas que se conseguían sólo eran por 61 días y de pena remitida, es decir, con firma, hasta que llegaron donde la abogada Daniela Escuti que logró conseguir una pena mayor. Pese a que la Fiscalía ya había acordado un juicio abreviado donde la pena nuevamente sería baja y no superaría los 608 días, la abogada consiguió que aumentaran a 741 días, es decir, dos años que deberán ser cumplidos privado de libertad en la cárcel de Limache.

"Yo hago esto público porque muchas personas no perseveran en las denuncias, nosotras nunca nos cansamos, estuvo a punto de matarla varias veces y sentíamos que no se hacía justicia. No estoy conforme con la sentencia, es poco, pero al menos logramos que se reconociera que él era un agresor y nosotras empezamos una nueva vida, lejos de todo", relató la mujer que vendió sus cosas y, gracias a un programa de la fiscalía, comenzó a emprender con su hija y su nieta en una ciudad del norte.
Tendencia en Facebook

Más noticias

VIDEOS

ZOOMCHILE #FOTOSGRANDES soychilecl

Más en soyquillota.cl