Regresar a soychile
  • Autos - quillota
  • Tarifas Electorales
  • Actualidad
  • Deportes
  • Entretención
Día de las regiones
Abrir en nueva ventana

Colapso en SAPU de Quillota: hasta cuatro horas de espera

Juan Riquelme D. jriquelme@estrellavalpo.cl

Pacientes sacan número antes de las 5 de la tarde. Se quejan de mala atención. Perros se pasean por la sala.

Natalia llegó como otras decenas de personas hasta el SAPU de Quillota. Lo hizo el día martes a las 16.30, media hora antes que en la sala de espera del también centro de salud “Dr. Miguel Concha”, comiencen a repartir los números. Así funciona el sistema, de manera que si se llega a las 17.00 horas -momento en que deberían comenzar las atenciones- simplemente ya no fue de los primeros.

Y así fue. Iba con un malestar general, fiebre y el SAPU era el lugar ideal para recibirla, ciertamente lo suyo no era tan delicado como para ir a hacer la espera a la unidad de emergencia del hospital San Martín de Quillota. Tomó un número pero poco sirvió, ese día el doctor a cargo del SAPU ordenaba el paso no por orden de llegada, sino que los síntomas que los pacientes relataban a la persona que recibía su ingreso. No había enfermero ni paramédico que diera un chequeo médico del estado de Natalia; era su versión, su creencia, y desde su ignorancia médica, diagnóstico que dictaminaría su orden de atención.

Pasaron los minutos, las horas y finalmente, y pese a que su madre acudió en reiteradas veces a señalar que el estado de Natalia le preocupaba, ella se desmayó. Eran ya las 20.15 horas, es decir, casi cuatro horas desde que llegó.

A menos de un mes de ocurrido este hecho, relatado por la joven, acudimos al SAPU y la situación era la misma.

Pero acotamos que no era del todo similar, esa noche que acudió Natalia no había un perro en el interior de la sala de atención como lo encontramos el pasado lunes, sin que ningún funcionario: médico, guardia ni secretaria, hiciera algo por sacarlo.

Estuvimos 30 minutos en el acceso -en donde venden sopaipillas, café, té y otros productos para la espera- y el can paseaba como si nada. En el interior, las caras no eran las mejores. Los que iban saliendo, habían llegado antes de las 17.00 horas.

Pedro Tapia tiene 26 años y salió a las 19.17 del SAPU el lunes pasado. Al lugar había llegado a las 16.45 a buscar número. “Llegamos antes a sacar número y comienzan a atender recién a las 17.15 horas. Esto es siempre. He traído a mi hijo por rotavirus y es lo mismo”, cuenta el quillotano, quien eso sí, aclara que hace meses la situación no era tan crítica.

Más rato salió Margarita, quien se presentó a las 16.00 horas a pedir número. “A las 17.15 comienzan en los computadores, y el doctor llegó a las 17.30 horas”, comentó la mujer, quien señaló que el médico -de turno ese día- atiende por lo que uno informa al llegar. “Si estamos acá es porque todos necesitamos la atención con urgencia”, contó quejándose del dolor del lumbago. “Hay gente que llegó antes que yo y sigue esperando”, concluyó la mujer, oriunda del sector oriente de Quillota.

Consultados por esta situación, el departamento de Salud señaló que en el mes de abril hubo 2.790 atenciones, cifra que equivale a 93 pacientes en la jornada comprendida entre las 17.00 y las 00.00 horas. Además, agregaron que un médico tiene una capacidad de atender entre 60 y 70 pacientes en un turno de 7 horas, dependiendo de la gravedad y complejidad de los casos. En cuanto a las patologías, el 52.4% fueron consultas respiratorias; el 47.7% corresponde a otras causas como digestivas, traumatológicas, cardiovasculares, urológicas y dermatológicas. De esas cifras, las más urgentes son derivadas al San Martín, y el resto atendidas en el SAPU. “En la gran mayoría de las veces, los casos banales o no urgentes son los que hacen que la atención se torne compleja y los tiempos de espera se prolonguen, tiempos que van en desmedro de los pacientes graves o complicados que se atienden diariamente en el SAPU, a pesar de la selección o priorización de los pacientes, no es suficiente medida para poder discriminar las urgencia reales”.

Por último agregaron que “el departamento de Salud puede gestionar la oferta, sin embargo no tiene ninguna injerencia en lo que es la demanda”.

Más noticias

Más en soyquillota.cl