Regresar a soychile
  • Autos - quillota
  • Actualidad
  • Deportes
  • Entretención
País en movimiento
Abrir en nueva ventana

Quillotano escribió la historia de su bisabuelo en la Guerra del Pacífico

Mirian Mondaca Herrera / La Estrella Quillota-Petorca

El autor Luis Calderón Cubillos plasmó en un libro las palabras de Francisco Cubillos Brizo, quien fue parte del Batallón Curicó durante el conflicto bélico.

Los cinco años que el aún adolescente quillotano de 15 años, Francisco Cubillos Brizo, recorrió la Pampa y parte del territorio nacional como miembro del Batallón Curicó, durante la Guerra del Pacífico, le parecieron una eternidad. Aunque desde el inicio fue un entusiasta jovencito que quiso participar en el conflicto bélico, dicho periodo marcó a fuego al oriundo de El Boco.

Hoy, su bisnieto Luis Calderón Cubillos, trae al presente esta historia en un libro llamado “Francisco, un héroe de 15 años”, que fue publicado en febrero del año pasado. Allí, no sólo cuenta el orgullo que el adolescente sentía por defender a la Patria, sino que también la congoja que le provocaba la dureza del conflicto, que incluso dejó a conocidos suyos enterrados en los suelos del norte chileno.

A un año de su publicación, el autor asegura que el libro cuenta con felicitaciones desde otras latitudes debido a su potente trama. “Era una deuda pendiente que tenía con mi bisabuelo (...) Mi mamá siempre me contaba las aventuras de él. Mi mamá lo alcanzó a conocer. Él le contaba sus aventuras, de los peruanos”, comenta sobre el texto.

Aunque el protagonista de la historia era hijo de campesinos, desde pequeño tuvo la inquietud de apoyar al país durante un conflicto bélico, por lo que con la Guerra del Pacífico vio su oportunidad. En su natal Quillota intentó varias veces enrolarse para combatir en la guerra, pero debido a su corta edad, sólo se encontró con palabras de rechazo. “Al principio no lo querían llevar porque era muy chico y muy flaco”, acota el autor.

Con su personalidad extrovertida a flor de piel, después de tantas negativas decidió partir a Santiago y, finalmente, en San Bernardo fue admitido en el Batallón Curicó que se encontraba en el lugar. Allí conoció a Luis Cruz Martínez y los dos fueron enviados directamente al norte del país, al rigor de la Pampa.

Al conflicto bélico, el quillotano partió como corneta, por lo que estar en primera línea junto al comandante era habitual para él. Desde ese lugar vio momentos crudos que nunca pudo sacar de sus pensamientos. “Estuvo cinco años allá y cuando volvió, él ya no era el mismo. Cuando llegó a la estación de Quillota y se bajó del tren, miró para todos lados y su cara era triste. Él cambió mucho en la guerra porque vio muchas tragedias e, incluso, a un amigo de él lo mataron y quedó enterrado en La Pampa”, expresa el bisnieto.

El autor comenta que se declara un admirador del escritor nacional Hernán Rivera Letelier, porque comparten un “origen humilde” y porque hizo célebre a la Pampa. Con todo, el quillotano asegura que quiere llenar de fama a las comunas del interior de la región, ya que en medio de los campos existen muchas historias dignas de ser contadas en las páginas de un libro.
Tendencia en Facebook

Más noticias

VIDEOS

Más en soyquillota.cl