Regresar a soychile
  • Autos - quillota
  • Tarifas Electorales
  • Actualidad
  • Deportes
  • Entretención
País en movimiento
Abrir en nueva ventana

[VIDEO] La lluvia le dio una mano al parque La Campana

Juan Riquelme D. juan.riquelme@estrellavalpo.cl

Aunque el daño de la sequía aún sigue presente en el Parque Nacional, el agua caída en junio le ha dado un respiro a la flora del lugar. Recorrimos el sector de Ocoa.

Los parques naturales están cerrados en gran parte del país, pero la vida al interior de ellos sigue funcionando. Y lo mejor de todo, es que la lluvia de junio -al menos en nuestra región- les permitió darles una mano, más que necesaria en tiempos en que el cambio climático ya afectó a las palmas, varias de ellas acabadas por la falta de agua de manera constante durante los últimos años.

Por eso no sorprende que mientras caminamos por el Parque Nacional La Campana, en el sector de Ocoa, encontremos varios de estos ejemplares afectados por la falta de agua. Uno que otro, incluso, sin su parte superior.

Félix Forno, administrador del Parque Nacional La Campana, cuenta a La Estrella que desde el 2016 la afectación de la sequía en el lugar se ha hecho evidente. “En el sector Palmas de Ocoa se observa normalidad en la especie de palma chilena, sin embargo especies como el mitique, peumo, boldo y bellota se ven afectado por la sequía”, dice el funcionario de la Conaf.

Agrega que, “no obstante con las lluvias de junio, se aprecia una recuperación en la mayoría de estos individuos, excepto el peumo que presenta un alto nivel de sequedad”. Este panorama es advertible a la vista que realizamos por el lugar hace algunos días.

En Olmué

Pero el Parque Nacional tiene dos accesos autorizados y difundidos, el de Hijuelas -al que accedimos- y el de Olmué. En este último, área de Granizo, Forno advierte que se observa la “desecación completa de palo santo y afectación notoria de todos los otros individuos estudiados”.

Al igual que en el sector de Ocoa -en la comuna de Hijuelas- las lluvias de junio han beneficiado la recuperación de los ejemplares de peumo, boldo, mitique y belloto. “Con respecto al roble, este presentó una caída de coloración de sus hojas a principio de año, de manera muy anticipado en comparación los años anteriores”, agrega Forno.

Respecto al otro punto de Olmué, el de Cajón Grande, el administrador del Parque La Campana advierte esta zona como la más afectada. “La mayoría de las especies recién se están recuperando como el peumo, boldo, y naranjillo. Lamentablemente hay individuos totalmente secos como el mitique y el colliguay macho”.

Para Forno, la falta de agua afecta sin duda el desarrollo vegetativo de algunas especies, incluso plantea que existe una desecación completa, agravado, explica, “por ciertas condiciones ambientales, como las altas radiaciones, temperaturas altas extremas, y altas tasas de evaporación”.

La luz de esperanza, plantea el administrador desde la Conaf, es que “en general la mayoría de las especies responden a las precipitación invernales con nuevo desarrollo vegetativo”.
Tendencia en Facebook

Más noticias

Más en soyquillota.cl