Regresar a soychile
  • Autos - quillota
  • Tarifas Electorales
  • Actualidad
  • Deportes
  • Entretención
País en movimiento
Abrir en nueva ventana

Vendedores de uniforme en Quillota sufren drásticas pérdidas por suspensión de clases

Javiera Saavedra Campos

Durante el año pasado los comerciantes de la comuna no recibieron ingresos y la situación se mantiene para este 2021.

Antes del inicio de la pandemia y la suspensión de clases presenciales en el país, era normal ver a los padres, niños y niñas comprando en pleno verano los útiles escolares y uniformes. Era todo un panorama acudir a las tiendas y almacenes para poder probarse los buzos, jumpers, delantales y todo lo necesario para afrontar el año lectivo.

Sin embargo, con la medida de flexibilidad ante el uso de uniformes anunciada por el ministro de Educación, Raúl Figueroa, y la incertidumbre ante el retorno a clases presenciales, los locales se han quedado sin clientes y con grandes pérdidas económicas.

Tal es el caso de Julia Ojeda, quien tiene su negocio de confección y arreglo de ropa escolar "Publimar", ubicado en el centro de Quillota. La señora Julia comenta que desde el año pasado que no recibe encargos de colegios: "No ha llegado gente ni si quiera a preguntar", lamentó la comerciante.

"En época normal estaba llena de trabajos, pero el año pasado me quedé con más de 600 mil pesos en materiales comprados que no he podido utilizar ni recuperar", expresó la señora Julia. Agregó que durante la pandemia debió cerrar el local por algunos meses, y "en algunas ocasiones llegaban arreglos pero de uniformes, nada".

"Mi hija me ayudó al inicio de la pandemia a atender a la poca gente que se acercaba al local, pero luego de un tiempo ya nadie venía y hasta ahora la situación se mantiene", mencionó la comerciante.

En época normal el negocio "Publimar" recibía encargos de diferentes jardines y colegios de la zona, muchas veces debían quedarse a toda máquina con las agujas e hilos para entregar las prendas a las familias de la comuna, quienes según la señora Julia regresaban año a año por la calidad del producto y buena atención del local.

El local se ha mantenido con la venta de adornos de madera que diseñan dos jóvenes que trabajan ahí. Ellos han ayudado a la señora Julia para mantener viva la esencia del local que hace cuatro años nació en Quillota.

A unos metros del local de "Publimar" hay otro negocio de uniformes. La señora Julia explicó que antes de la pandemia aquel local pasaba lleno y su apertura era antes de las nueve de la mañana. Sin embargo, debido a la suspensión de clases el año el negocio abre en ocasiones contadas con la mano.

Por último comentó que tiene esperanza en la vacuna para que la situación de su negocio se arregle y pueda nuevamente volver a encender sus máquinas de coser y tomar las medidas a los niños y niñas de la zona. J

Más noticias

Más en soyquillota.cl