• Tarifas Electorales
  • Actualidad
  • Deportes
  • Entretención
País en movimiento
Abrir en nueva ventana

Para ordenar las cuentas

A contar del 1 de abril comenzará a regir el plazo para el pago efectivo a 30 días. Más allá de la ley, se requiere una cultura de buen pago desde las grandes a sus proveedores más pequeños.

La Ley de Pago a 30 Días, que en mayo de 2019 entró en vigencia, tiene como objetivo el promover una relación más simétrica entre las empresas en materia de pago una vez que realizan la venta de sus productos o la prestación de sus servicios a otra. En el cuerpo legal, de este modo, se establecen plazos certeros, se regula el no cumplimiento de estos, se garantiza el derecho a la aplicación de intereses por mora y el derecho a indemnización y, por último, se califica como cláusula abusiva a cualquier acuerdo que vulnere los derechos contenidos en esta normativa.

Gonzalo Brahm, director de Socios y Desarrollo Regional SOFOFA asegura que al acortar los plazos de pago a 30 días, las empresas proveedoras podrán obtener flujos de caja acordes a sus flujos de gastos y cumplir, así, sus obligaciones sin tener que endeudarse. “Esto sin duda emparejará la cancha, porque las empresas de menor tamaño por lo general obtienen endeudamiento a tasas de interés más altas, y en flujos de pago de 30 días no necesitarán acceder a endeudamiento para el pago de su capital de trabajo”.

En el corto plazo, añade, se espera una mejora en la liquidez de las empresas que se refleje en su capacidad de pago, como también mejoras en todas las etapas del ciclo de pago al interior de las empresas. “Como SOFOFA creemos que esta es solo una de las acciones que se pueden hacer por las Pymes de Chile y que las grandes empresas tienen mucho que aportar en esta materia”, afirmó.

Soledad Ovando, directora ejecutiva de la Asociación de Emprendedores de Chile, Asech, asegura que esta Ley apunta a una de las grandes dificultades de las Pymes: el financiamiento. Además de permitir que cuenten con liquidez, Ovando enfatiza que permite que las empresas grandes se den cuenta de la situación en la que se encuentra Chile y sean conscientes de la gran necesidad y que por ello se promulgó esta ley corta (diciembre 2020), que entra en vigencia en marzo. “La idea es que estas grandes empresas comiencen a generar una cultura de buen pago a sus proveedores más pequeños y que se acorten los plazos en las cadenas de pago. Las Pymes necesitan capital de trabajo por lo que es de vital importancia que los pagos sean a tiempo”.

Más información en https://www.economia.gob.cl/ley-pago-a-30-dias

RELACIÓN VIRTUOSA

Sofofa elaboró la guía “Emparejando la cancha en la relación con las PYMEs”, donde se proponen buenas prácticas para trabajar en la construcción de relaciones virtuosas en el largo plazo. “Dentro de ellas, se encuentran estrategias de diferenciación para proveedores de menor tamaño; construir mecanismos de monitoreo y control de la relación con proveedores; optimización de las órdenes de compra, para reducir los tiempos en la cadena de pago y fomentar la retroalimentación de proveedores”, asegura Brahm.

Ovando puntualiza que como Asech, creen que el siguiente paso tiene que venir desde el SII, pues se está por cumplir el plazo para que dicho organismo vea la factibilidad técnica para que implementar el no uso de IVA crédito a facturas que no hayan sido pagadas. “Como Asociación fue un punto que peleamos, ya que creemos que es el real incentivo para que se pague en el plazo de 30 días”.

Tendencia en Facebook

Más noticias

VIDEOS

Más de regiones