• Tarifas Electorales
  • Actualidad
  • Deportes
  • Entretención
País en movimiento
Abrir en nueva ventana

Pymes en la palma de la mano

Mayor agilidad en la gestión y supervisión desde cualquier punto, son algunas ventajas de manejar el negocio a través de dispositivos como los smartphones.

De acuerdo a cifras de la Subsecretaría de Telecomunicaciones, a septiembre de 2019, el total de abonados en telefonía móvil era de casi 25,5 millones, cuyo uso se concentra en redes sociales, buscadores, correo electrónico, plataformas de música y video, básicamente.

Javier Cueto, gerente general Imagine Lab, advierte que la flexibilidad y movilidad de este tipo de dispositivos permite ver y supervisar distintos procesos y servicios de empresa, “al igual que tener un canal de llegada más cercano e instantáneo con su equipo y clientes”.

Francisco Norambuena, de ConvivenciApp, asegura que con el uso intensivo de teléfonos inteligentes y tabletas se responde, en gran medida, tanto a la portabilidad como a la diversidad de aplicaciones disponibles para cada formato. “Por ello, no es extraño que una Pyme se inserte en este mundo a través de este tipo de herramientas, ya que permiten realizar gestiones en tiempo real de manera rápida y cómoda, lo que se traduce, entre otras ventajas, en ahorrar tiempo”. Añade que, a través de una App, las Pymes pueden poner a disposición de sus clientes servicios a los cuales pueden acceder desde sus dispositivos móviles, así como enviarles notificaciones con publicidad y marketing (promociones, novedades, etc.).

METAS CLARAS

Cuando una pyme decide desarrollar una App, se debe tener claridad sobre el uso que tendrá. De acuerdo a Gloria Templeton, senior manager de Deloitte, el error más común está en desarrollar una app sin entender en realidad las verdaderas necesidades, expectativas y dolores que tienen los clientes y cómo esta aplicación pudiera cubrir esas necesidades. “Otro error común es no desarrollar una estrategia (por mínima que sea) para el lanzamiento, mantención y ciclo de vida de la aplicación, además de no tomar en cuenta aspectos como la usabilidad, la alineación con los objetivos que persigue la empresa, la sintonía con la marca, entre otros”.

Lo mismo opina Cueto, al señalar como error el centrarse en la “cosa”, en el producto o tecnología, más que en la necesidad interna o del cliente y, a partir de esto, apoyarse en la tecnología para mejorar o transformar procesos o entregar una propuesta de valor más potente a sus clientes. “Para esto es clave estar constantemente levantando necesidades e identificando oportunidades y buscar instancias de apoyo en mentoría o asesoría”.

WEB VS. APP

La decisión de tener un sitio web, una App o ambas plataformas dependerá de muchos factores, como el tipo de negocio o los clientes. “Si la interacción implica gran cantidad de ingreso de datos en largos formularios, una aplicación móvil puede no ser la mejor forma de lograr esto y la adopción por parte de los usuarios podría ser muy baja. Una aplicación móvil es ideal si las tareas que se van a realizar con la ella conllevan a pocos interacciones rápidas y cómodas”, explica Templeton.

Según la especialista, hay una complementariedad en ambas plataformas, aunque desde hace varios años muchas empresas han optado por desarrollar un único sitio web responsivo que se adapta a versiones móviles y a versiones web, a través del tamaño de pantalla, controles, funciones y otros.

Tendencia en Facebook

Más noticias

VIDEOS

Más de regiones