• Actualidad
  • Deportes
  • Entretención
País en movimiento
Abrir en nueva ventana

Bárbara Hernández, nadadora especialista en aguas gélidas: "Estoy dispuesta a todo, a adaptarme en mi tarrito de basura con hielo o entrenar en piscina temperada"

Nicolás Labra G.

Con apenas seis semanas de preparación, el miércoles viaja a Estados Unidos para intentar completar la Triple Corona del nado abierto, realizando la Vuelta a Manhattan el 1 de octubre. También planea nadar en la Antártica antes de que termine 2020.

Los 142 días que Bárbara Hernández estuvo fuera del agua no la detuvieron en sus planes. Con la Vuelta a Manhattan en Estados Unidos planificada hace meses para lograr la Triple Corona del nado abierto, cuenta a hoyxhoy que estaba dispuesta a ir igualmente, aunque no pudiera sumar ninguna semana de entrenamiento. Eso, hasta que por fortuna recibió la autorización de parte del Ministerio del Deporte para entrenar desde el 3 de agosto.

“Era un riesgo muy grande. Lo mínimo que me hubiera pasado sería una lesión. Son carreras difíciles, el año pasado falleció un nadador porque las corrientes igual son fuertes. Y aunque hay seguridad, con una embarcación y un kayak, sigue siendo la naturaleza, donde juegan las corrientes, el frío… cosas que no controlas. Estaba dispuesta a jugármela igual y ver cómo resultaba”.

Subiste un video entrenando en esta especie de basurero. ¿Fue también en parte para lanzar un mensaje de que necesitabas volver?

Creo que era como lo último que se pierde, por así decirlo. Había mandado mi carta rogándole a la ministra (Cecilia Pérez) y a todo el mundo si es que existía la posibilidad de que se acordaran de mí porque yo iba a competir ahora. Pero nunca pensé que se iba a viralizar tanto por la respuesta de la gente.

Estoy dispuesta a hacer lo que tenga que hacer con tal de seguir compitiendo, porque estas carreras significan años de esfuerzo, dejar muchas cosas. Yo no tengo un sueldo por nadar. De verdad esto es puro amor al agua y a la bandera.

Estuviste 142 días sin entrenar. ¿Cómo llevaste eso?

Fue duro volver. Me estuve entrenando en seco, la preparación física, el peso, la musculatura, haciendo bicicleta y muchos ejercicios de técnica, pero en el agua es muy distinto. Las tres primeras semanas fueron durísimas. Salía muy inflamada, con mucho dolor de espalda, fue complejo.

¿Cómo ajustaron las cargas de trabajo en la vuelta?

Tenía seis semanas para preparar la maratón y no hubo espacio como para empezar de a poco. Comencé nadando 5 kilómetros al día, unos 35 semanales, que igual es harto considerando que solo tengo la piscina de lunes a viernes. Mi primera semana fueron 30 kilómetros, y luego 35 a la semana. El último entrenamiento fue de 8 km. Tenemos solo dos horas de turno, entonces tengo que intentar hacer lo máximo de volumen en esas dos horas.

Sólo estando en el agua es cuando ves el tema del agarre, de las vueltas. El recobro, por ejemplo, que es cuando levantas el brazo para volver a agarrar el agua, ese ejercicio no lo haces de otra manera. No hay símil.

¿En qué porcentaje físico sientes que llegas a Manhattan?

Físicamente me siento fuerte. Lo que más trabajé en esta cuarentena son los aspectos mentales, que me hacen distinta de otros nadadores. Igual estoy nerviosa, significa mucho para mí, sería la Triple Corona de nado abierto -la primera prueba fue el Canal de Catalina y luego el Canal de La Mancha-. Es responsabilidad y presión porque también estamos en un año de pandemia.

¿Cuál es ese factor mental que te diferencia?

Mi perseverancia. Estoy dispuesta a todo, a adaptarme a las condiciones que sean, en mi tarrito de basura con hielo o a entrenar en piscina temperada, o hacer lo que haya que hacer sin excusas o lamentos. Estoy dispuesta a trabajar por lo que quiero.

Viajas el miércoles a Estados Unidos. ¿Cómo te organizarás allá?

Con el equipo (entrenador, fisioterapeuta y nutricionista) que me va a acompañar nos hacemos un PCR el lunes (hoy). Vamos con carta de invitación de la carrera, más apoyo del ministerio. Nos quedaremos en un Airbnb para controlar nosotros el ambiente, la limpieza. Iré un par de días al mar porque lo que me faltó acá es nadar en aguas abiertas.

Retos en el sur

Tras volver de Manhattan, deberá tomar decisiones para ver cómo cierra el año. Está en conversaciones con la Armada y el Ministerio de Relaciones Exteriores para nadar en la Antártica. “Sería algo distinto, nos estamos jugando para que sea algo memorable. La idea es nadar más de una milla, en más de un lugar. Quiero que hagamos algo que tenga real impacto, no solo acá en Chile, sino que también afuera”, detalla.

Respecto a la temporada 2020/2021 del Campeonato Mundial de Aguas Gélidas, indica que “está complejo, creo que las carreras las harán igual, no han cancelado etapas. Pero cuando vuelva de esta carrera tengo que evaluarlo. Cada país tiene requisitos distintos de entrada. Yo tengo el lugar para hacer mi cuarentena, que sería en Finlandia, pero la copa es en distintos países. Si cada uno tiene distintos requisitos, se complica, porque no puedo hacer cuarentena de 15 días en cada uno”.

Tendencia en Facebook

Más noticias

Más de regiones