• Tarifas Electorales
  • Actualidad
  • Deportes
  • Entretención
País en movimiento
Abrir en nueva ventana

Chelsea derrotó por la cuenta mínima al Atlético de Madrid en los octavos de final de la Champions League

Agencia Uno/Europa Press

Un solitario tanto de Olivier Giroud en el estadio Nacional de Bucarest -escenario improvisado del duelo por la pandemia- sentenció el encuentro en favor de los londinenses, y dejando el panorama complejo para los colchoneros, de cara al partido de vuelta.

El Atlético de Madrid cayó derrotado 1-0 en el partido de ida de los octavos de final de la Champions League, después de un pobre partido ante el Chelsea, que aprovechó un tanto de Olivier Giroud en el estadio Nacional de Bucarest, escenario improvisado del duelo en tiempos de pandemia.

El equipo de Diego Pablo Simeone fue timorato, recuperó la versión más oscura de temporadas anteriores y terminó con un marcador muy adverso antes de viajar a Stamford Bridge dentro de tres semanas. Y todo por jugar con fuego en un partido que parecía controlado pero donde acabó irrumpiendo el VAR cuando nadie lo esperaba.

Los londinenses dominaron bien el centro del campo y contuvieron a la perfección a Luis Suárez, que generó la mejor ocasión del Atlético en la primera parte. Un centro del uruguayo que remató fuera Lemar se convirtió en el mejor argumento de los colchoneros, cuya presión también le pudo dar algún rédito al primer minuto en una acción de Saúl.

Pero ahí murió el líder de la Liga española, incapaz de meter mano a su rival y con un plan tan poco atractivo que acabó siendo castigado. Los de Thomas Tuchel, con Jorginho a los mandos, no sufrieron y fueron ganando metros con el paso de los minutos. Mount y Werner dieron buena cuenta de ello, sobre todo el alemán, que jugó bien a gusto por los costados.

Fue entonces cuando llegó el puñal de los ingleses en una jugada afortunada que requirió de más de dos minutos en el VAR. Olivier Giroud marcó de chilena en el '70 en clara posición de fuera de juego, sin embargo, el balón terminó en sus botas procedente de Mario Hermoso, que habilitó su situación al ser el jugador español el último contacto. El gol mató a un Atlético cuyo plan se esfumó en un visto y no visto.

El Atlético, que solo ganó dos de sus seis partidos en la fase de grupos de esta Champions, se alejó de sus señas de identidad y entregó el primer asalto con mucha más pena que gloria. Incluso Werner pudo hacer más grande la herida si no hubiera lanzado al lateral de la red un contragolpe a pocos minutos del 90.

La derrota deja muy tocado a un Atlético que empieza a pinchar en el tramo decisivo de la temporada. En siete días ha dilapidado cinco puntos de ventaja en Liga y ha tirado la primera parte de una eliminatoria de octavos muy condicionada al tener que jugar fuera de casa por la imposibilidad de viajar a España procedente del Reino Unido.

La pandemia perjudicó a un Atlético que sí jugará en Londres la vuelta. Los de Simeone deberán ganar y hacerlo por más de un gol si quieren seguir con vida en la máxima competición continental. El sueño colchonero de la Champions se complica.

Más noticias

Más de regiones